Un frente unido contra la deuda


THOMAS SANKARA 



[Discurso pronunciado en la Conferencia de la Organización de la Unidad Africana, 

Addis Abeba, 29 de julio de 1987]


Señor Presidente, Jefes de delegación:

Me gustaría en este momento de que abordemos la otra pregunta que nos fatiga, la cuestión de la deuda, la cuestión de la situación económica de África. Tanto como la paz, resolver esto es una importante condición para nuestra supervivencia. Es por eso que pensé que debería imponerles unos minutos adicionales, así podríamos abordarla.

Creemos que el análisis de la deuda debe comenzar con sus raíces. Las raíces de la deuda se remontan a principios del colonialismo. Quienes nos prestaron el dinero eran aquellos que nos colonizaron. Eran las mismas personas que manejaban nuestros estados y nuestras economías. Fueron los colonizadores los que endeudaron África en deuda con los financieros, sus hermanos y primos. Esta deuda no tiene nada que ver con nosotros. Es por eso que no podemos pagar por ella.

La deuda es otra forma de neocolonialismo, una en la que los colonizadores se han transformado a sí mismos en asistentes técnicos. En realidad, sería más exacto decir asesinos técnicos. Ellos son los que nos aconsejaron sobre las fuentes de financiación, sobre los suscriptores de préstamos. Como si hubiera hombres cuyos préstamos fueran suficientes para crear desarrollo en otros países. Estos prestamistas nos fueron recomendados, nos fueron sugeridos. Nos dieron atractivos documentos financieros y presentaciones. Tomamos préstamos a cincuenta años, sesenta años, e incluso más. Esto es, se nos llevó a comprometer a nuestros pueblos por cincuenta años y más.

La deuda en su forma actual es una reconquista hábilmente organizada de África bajo la cual nuestro crecimiento y desarrollo están regulados por plazos y normas totalmente ajenas a nosotros. Es una reconquista que nos convierte a cada uno de nosotros en un esclavo-financiero –o simplemente esclavos– de quienes tuvieron la oportunidad, la astucia, la capacidad de engaño para invertir en nuestros países fondos que nos vemos obligados a pagar. Algunos nos dicen que paguemos la deuda. Esta no es una cuestión moral. Pagar o no pagar no se trata en absoluto de una llamada al honor.

Señor Presidente:

Hemos escuchado y aplaudido a la primera ministra de Noruega cuando habló aquí. Dijo, y ella es una europea, que el total de la deuda no puede ser pagado. La deuda no se puede pagar, en primer lugar, porque si no pagamos, los prestamistas no se morirán. Eso seguro. Por otro lado, si nosotros pagamos, nosotros somos los que moriremos. De eso pueden estar igualmente seguros. Quienes nos metieron en la deuda estaban jugando como si estuvieran en un casino. Mientras estaban ganando, no había ningún problema. Ahora que están perdiendo sus apuestas reclaman la devolución. Se habla de una crisis. No, señor Presidente. Ellos jugaron. Ellos perdieron. Esas son las reglas del juego. La vida continua [Aplausos].

No podemos pagar la deuda porque no tenemos nada con que pagarla. No podemos pagar la deuda porque, por el contrario, los otros nos deben algo que las mayores riquezas nunca podrán reparar: una deuda de sangre. Es nuestra sangre la que fue derramada.

La gente habla del Plan Marshall, que reconstruyó la economía de Europa. Pero no mencionan el Plan África, que permitió las hordas de Hitler cuando sus economías estaban bajo asedio, su estabilidad amenazada. ¿Qué salvó a Europa? Fue África. Hay muy poco que decir sobre eso. Hay tan poco que decir que no podemos ser cómplices nosotros mismos de este ingrato silencio. Si otros no pueden cantar nuestra alabanza, tenemos el deber, por lo menos, de señalar que nuestros padres eran valiente y que nuestros combatientes veteranos salvaron Europa y finalmente permitió que el mundo se librara del nazismo.

La deuda es también producto de confrontaciones. Cuando la gente nos habla hoy de la crisis económica, olvidan mencionar que la crisis no apareció durante la noche. Ha estado con nosotros durante mucho tiempo, y se profundizará cada vez más y más, tanto como las masas populares se vuelven cada vez más conscientes de sus derechos encarando a los explotadores.

Hay una crisis de hoy porque las masas se niegan a permitir que la riqueza se concentre en las manos de unos pocos individuos. Hay una crisis porque algunos individuos retienen sumas colosales de dinero en bancos extranjeros, suficientes para desarrollar África. Hay una crisis porque frente a estas fortunas individuales, cuyos propietarios podemos nombrar, las masas populares se niegan a vivir en guetos y barriadas. Hay una crisis porque la gente en todas partes se niega a permanecer en Soweto cuando Johannesburgo se encuentra justo enfrente. Esto es, hay una lucha, y la profundización de esta lucha lleva a la preocupación a los potentados del poder financiero.

Nos piden hoy colaborar en la búsqueda de la estabilidad. Estabilidad en beneficio de los potentados del poder financiero. Estabilidad en detrimento de las masas populares. No, no podemos ser cómplices de esto. No, no podemos estar de acuerdo con quienes chupan la sangre de nuestros pueblos y que viven del sudor de nuestros pueblos. No podemos estar de acuerdo con sus aventuras criminales.

Señor Presidente:

Oímos hablar de los clubes: el Club de Roma, el Club de París, el Club de Cualquier Sitio. Oímos hablar del Grupo de los Cinco, de los Siete, del Grupo de los Diez, tal vez el Grupo de los Cien. ¿Quién sabe qué más? Es normal que nosotros también tengamos nuestro propio club, nuestro propio grupo. A partir de hoy, vamos a hacer Addis Abeba una sede similar, el centro desde el cual vendrá un soplo de aire fresco, el Club de Addis Abeba. Tenemos el deber de crear el frente único de Addis Abeba contra la deuda. Esta es la única manera que podemos decir hoy que negándonos a pagar, no emprendemos un camino de guerra sino, por el contrario, un camino fraternal de explicación los hechos tal como son.

Lo que es más, las masas populares de Europa no se oponen a las masas populares de África. Aquellos que quieren explotar África son los mismos que explotan Europa. Tenemos un enemigo común. Nuestro Club de Addis Abeba debe decirle a ambos lados que la deuda no se puede pagar. Cuando decimos que la deuda no puede ser pagada no estamos de ninguna manera contra la moralidad, la dignidad o el respeto a la palabra de uno. Es nuestra opinión que no tenemos la misma moral que el otro lado. Los ricos y los pobres no comparten la misma moral. La Biblia y el Corán no pueden servir de la misma manera a los que explotan al pueblo y a los que son explotados. Tendrían que haber dos ediciones de la Biblia y dos ediciones del Corán [Aplausos].

No podemos aceptar su moral. No podemos aceptar el discurso que nos lanzan sobre la dignidad. No podemos aceptar su discurso sobre los méritos de quienes pagan y la pérdida de confianza en quienes no pagan. Por el contrario, debemos explicar que es normal en estos días favorecer la opinión de que las personas más ricas son los mayores ladrones. Un hombre pobre que roba no comete más que hurto, un delito menor, sólo para sobrevivir, por necesidad. Los ricos son los que roban los ingresos por impuestos fiscales y derechos de aduana. Ellos son los que explotan al pueblo.

Señor Presidente:

Mi propuesta no pretende simplemente provocar o crear espectáculo. Estoy tratando de decir lo que cada uno de nosotros piensa y espera. ¿Quién de ustedes no quiere ver la deuda cancelada, pura y simplemente? Cualquiera que no quiera puede salir, tomar su avión, e ir directamente al Banco Mundial para pagarla [Aplausos]. Espero que no tomen la propuesta de Burkina Faso como algo que proviene de la juventud inmadura, que no tiene experiencia. También espero que no crean que solo los revolucionarios hablan de esa manera. Espero que reconozcan que es simplemente una cuestión de objetividad y deber.

Puedo ponerles ejemplos tanto de revolucionarios como de no revolucionarios, tanto de jóvenes como de viejos, que han llamado a no pagar la deuda. Podría mencionar a Fidel Castro, por ejemplo. Él ha dicho no pagar. No es mi edad, aunque es un revolucionario. También François Mitterrand ha dicho que los países africanos no pueden pagar, los países pobres no pueden pagar. Podría citar la señora primer ministro de Noruega, no sé su edad, y dude en preguntarle [Risas y aplausos]. También podría citar el Presidente Félix Houphouët-Boigny. Él no es de mi edad. Pero oficial y públicamente ha declarado que, al menos en lo que se refiere a su país, la deuda no puede ser pagada. Ahora, Costa de Marfil se cuenta como uno de los países más ricos de África, por lo menos en el África de habla francesa. Es por eso que, por otra parte, no es de extrañar que ya no pague sus cuotas aquí [Aplausos].

Señor Presidente:

Esto no es una provocación. Espero que ustedes muy sabiamente puedan ofrecernos soluciones. Espero que nuestra conferencia vea la necesidad de establecer claramente que no podemos pagar la deuda. No con belicismo o espíritu guerrero. Esto es para evitar que salgamos fuera a ser asesinados de uno en uno. Si solo Burkina Faso se negara a pagar la deuda, yo no estaría en la próxima conferencia. Por otra parte, con el apoyo de todos, lo que necesito mucho [Aplausos], con el apoyo de todos, podemos evitar el pago. Y si podemos evitar el pago, podemos dedicar nuestros escasos recursos a nuestro desarrollo.

Me gustaría terminar diciendo que cuando le decimos a los países que no vamos a pagar la deuda, podemos asegurarles que lo que se ahorre no se invertirá en proyectos de prestigio. No queremos más de esos. Lo que se ahorre se utilizará para el desarrollo. En particular, vamos a evitar entrar en deuda para comprar armas. Porque un país africano que compra armas sólo se puede usarlas contra un país africano. ¿Qué país africano de aquí puede armarse contra la bomba nuclear? Ningún país es capaz de eso, desde el mejor armado hasta el menos armado. Cada vez que país africano compra un arma, es para usarla contra otro país africano. No es para usarla contra un país europeo. No es para usarla contra un país asiático. Así que en la preparación de la resolución sobre la deuda también hay que encontrar una solución a la cuestión de los armamentos.

Soy un soldado, y llevo un arma. Pero señor Presidente, me gustaría que nos desarmáramos. Porque llevo la única arma que tengo. Otros han camuflado las armas que poseen [Risas y aplausos]. Por lo tanto, queridos hermanos, con el apoyo de todos podemos hacer la paz en el hogar.

Podemos utilizar inmensos recursos latentes de África para desarrollar el continente, porque nuestro suelo y subsuelo son ricos. Tenemos los medios para hacer eso y tenemos un inmenso mercado, un vasto mercado de norte a sur, de este a oeste. Tenemos suficientes capacidades intelectuales para crear tecnología y ciencia, o al menos para adoptarla dondequiera que las encontremos.

Señor Presidente:

Vamos a ponernos en pie este frente de Addis Abeba contra la deuda. Vamos a organizarnos de manera que empezando en Addis Abeba tomemos la decisión de limitar la carrera de armamentos entre los países débiles y pobres. Los clubes y las espadas que compramos no son de ninguna utilidad. Vamos a asegurarnos de que el mercado africano es un mercado para los africanos. Vamos a que lo que se produce en África, se transforme en África, se consuma en África. Producir lo que necesitamos y consumir lo que producimos, en lugar de importarlo.

Burkina Faso ha venido a mostrar el algodón producido en Burkina Faso, tejido en Burkina Faso, cosido en Burkina Falo so para vestir a los burkineses. Mi delegación y yo estamos vestidos por nuestros tejedores, nuestros campesinos. Ni un solo hilo viene de Europa o América [Aplausos]. No estoy aquí para ponerme en un desfile de moda; simplemente quiero decir que debemos emprender para vivir como africanos. Es el único camino para vivir libres y vivir en dignidad.

Gracias, Sr. Presidente

¡Patria o muerte, venceremos!
[Ovación]

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.