Batalla de Stalingrado: 75 aniversario


Hoy hace 75 años el Ejército Rojo cavó en Stalingrado la tumba del régimen nazi, que pretendía ocupar las tierras del este de Europa para aprovechar sus riquezas y someter a los pueblos que el régimen hitleriano consideraba inferiores. La única que debía mandar en el mundo era la raza aria, la pura.

La batalla de Stalingrado fue la más sangrienta de la Segunda Guerra Mundial. Cobró la vida de 2 millones de personas, entre soldados de ambos bandos y civiles soviéticos. Para Alemania significó la derrota más significativa. La ciudad tenía una importante industria militar con las fábricas de tractores Octubre Rojo y de cañones Barricady, y era un centro ferroviario crucial de la línea que unía Moscú, el mar Negro y el Cáucaso. Tomarla era el sueño de Hitler.

El asedio a la ciudad lo comenzaron en agosto de 1942 las divisiones hasta entonces invencibles comandadas por el arrogante general Friedrich Paulus. En el salvaje bombardeo del 23 de agosto y los de las dos semanas posteriores murieron 40 mil de sus 600 mil habitantes. Atacada por tierra y aire, finalmente entraron en ella el 13 de septiembre con la orden de aniquilar a comunistas, judíos y cualquier asomo de resistencia, en especial de la población, que no luchaba tanto por Stalin sino por su “amada patria, su rechazo al fascismo y el odio a los invasores”. Fue una carnicería. Miles de civiles de todas las edades murieron durante la ocupación y por hambre y frío.

Los estrategas alemanes creyeron que su presencia en Stalingrado era definitiva y ello permitiría el avance de su ejército hacia otras regiones rusas. Se equivocaron. Stalin había ordenado “ni un paso atrás”. Y eso hizo el Ejército Rojo y la población (en especial las mujeres) que sobrevivió a la masacre nazi. No se permitió a los civiles abandonar la ciudad, para así alentar a los soldados soviéticos con la presencia de sus familiares.

Las historias de la crueldad nazi se propagaron por todo el país y aumentaron la determinación de los rusos de unirse contra el invasor. Vasili Zaitsev, legendario francotirador que mató a 242 soldados alemanes, contó que luchó hasta la extenuación impulsado por las terribles imágenes que había presenciado: “Soldados alemanes arrastrando a una mujer para violarla, chicas jóvenes y niños ahorcados de los árboles...”

A partir de noviembre de 1942, una contraofensiva soviética rodeó a los hombres de Paulus. Con 100 mil efectivos bajo su mando, se rindió finalmente hoy hace 75 años ante el general del Ejército Rojo Konstantin Abramov.

En las afueras de la que fue una bella ciudad a la orilla del río Volga, que ahora se llama Volgogrado, yacen en un cementerio los cuerpos de 60 mil soldados alemanes. En otro, los de 20 mil rusos. También el sueño de un régimen que iba a durar mil años.


No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.