Featured

8/recent

Discurso de Xi Jinping con motivo del centenario del Partido Comunista de China

julio 03, 2021


El camarada Xi Jinping, secretario general del Comité Central del Partido Comunista de China (PCCh), presidente de China y presidente de la Comisión Militar Central, pronunció un discurso este pasado jueves en Beijing durante la ceremonia con motivo del centenario de la fundación del PCCh.

A continuación la traducción al español del texto íntegro del discurso:

 

Camaradas y amigos:

Hoy es un día muy importante y dignificado tanto en la historia del Partido Comunista de China (PCCh) como en la de la nación china. Nos reunimos aquí solemnemente para celebrar el centenario de la fundación del PCCh, repasar su brillante trayectoria de lucha de cien años y extender la vista a la luminosa perspectiva de la gran revitalización de la nación china junto con todo el Partido y el pueblo de todas las etnias del país.

¡Ante todo, mi jubilosa congratulación, en nombre del Comité Central del Partido, para todos los miembros del PCCh!

En nombre del Partido y el pueblo, declaro aquí solemnemente que, a través de la ininterrumpida lucha de todo el Partido y el pueblo de todas las etnias del país, hemos cumplido el objetivo de lucha fijado para el primer centenario, culminando la construcción integral de una sociedad modestamente acomodada en el extenso territorio chino, con la cuestión de la pobreza absoluta ya históricamente resuelta, y que estamos avanzando con desbordante vigor hacia el objetivo de lucha fijado para el segundo: culminar la construcción integral de un poderoso país socialista moderno. ¡Esta es una gran gloria de la nación china, del pueblo chino y del PCCh!

¡Camaradas y amigos!:

La nación china, una gran nación del mundo, cuenta con una historia de civilización de remoto origen y larga trayectoria de más de cinco mil años y ha hecho contribuciones indelebles al progreso de la civilización humana. Tras la Guerra del Opio de 1840, con China convertida paso a paso en una sociedad semicolonial y semifeudal, con el país humillado, el pueblo devastado y la civilización cubierta de polvo, la nación china sufrió una desgracia sin precedentes. La materialización de su gran revitalización devino entonces el sueño más grandioso suyo y del pueblo.

Para salvar a la nación en crisis, ese pueblo se alzó a la resistencia; gente de elevados ideales peregrinó concienciando a las masas populares; surgieron uno tras otro el Movimiento del Reino Celestial Taiping, el Movimiento Reformista de 1898, el Movimiento de Yihetuan y la Revolución de 1911, y salieron a la luz alternativamente toda clase de proyectos de salvación nacional, pero todo ello terminó por fracasar. China necesitaba urgentemente una nueva ideología para guiar el movimiento de salvación nacional y una nueva organización para aglutinar las fuerzas revolucionarias.

Las salvas de los cañones de la Revolución de Octubre trajeron el marxismo-leninismo a China. En respuesta a las necesidades de los tiempos, nació el PCCh en el proceso tanto del gran despertar del pueblo y la nación chinos como de la estrecha integración del marxismo-leninismo con el movimiento obrero chino. El nacimiento del partido comunista en China, acontecimiento trascendental que hizo época, cambió profundamente el rumbo y proceso del desarrollo que llevaba la nación china desde los tiempos modernos, el porvenir y destino de ella y del pueblo, y la tendencia y configuración del desarrollo mundial.

Una vez nacido, el PCCh determinó como aspiración fundacional y misión suya la búsqueda de la felicidad del pueblo chino y la consecución de la revitalización de la nación china. Toda lucha, todo sacrificio y toda creación en cuya realización el PCCh ha unido y conducido al pueblo chino durante los últimos cien años constituyen, en fin de cuentas, un solo tema principal: materializar la gran revitalización de la nación china.

— Para materializar la gran revitalización de la nación china, el PCCh unió y condujo al pueblo chino en sangrientas luchas sin rendirse ni ante cien reveses, conquistando grandiosos éxitos en la revolución de nueva democracia.
A través de la Expedición al Norte, la Guerra de la Revolución Agraria, la Guerra de Resistencia del Pueblo Chino contra la Agresión Japonesa y la Guerra de Liberación, y en combate a la contrarrevolución armada con revolución armada, derribamos las tres grandes montañas —el imperialismo, el feudalismo y el capitalismo burocrático— y fundamos la República Popular China, en la que el pueblo era dueño del país, haciendo así realidad la independencia nacional y la liberación popular. Con la victoria en la revolución de nueva democracia, se puso definitivamente fin a la historia de la sociedad semicolonial y semifeudal de la vieja China y a su situación parecida a la de un montón de arena suelta, y se abolieron por completo los tratados desiguales impuestos a China por las potencias, así como todas las prerrogativas de las que había disfrutado el imperialismo en nuestro país, lo cual creó las condiciones sociales fundamentales para hacer realidad la gran revitalización de la nación china. ¡El PCCh y el pueblo chino, con lucha heroica y tenaz, declararon solemnemente al mundo que el pueblo chino se había puesto en pie y que se había ido para siempre la época en que la nación china se dejaba atropellar y someter a toda clase de humillaciones!

— Para materializar la gran revitalización de la nación china, el PCCh unió y condujo al pueblo chino en el apoyo en sus propios esfuerzos y la lucha esforzada por la prosperidad de la patria, conquistando grandiosos éxitos en la revolución y la construcción socialistas.
Emprendimos la revolución socialista, eliminamos el sistema de explotación y opresión feudal, que había perdurado milenios en China, establecimos sistemas básicos del socialismo, llevamos adelante la construcción socialista y nos impusimos a la subversión, el sabotaje y las provocaciones armadas del imperialismo y el hegemonismo, con lo cual dimos cima a la transformación social más amplia y profunda efectuada desde los inicios históricos de la nación china y realizamos el gran salto por el cual un pobre, atrasado y populoso gran país de Oriente avanzaba a pasos agigantados hacia la sociedad socialista, quedando así sentados la premisa política fundamental y los cimientos institucionales para la materialización de la gran revitalización de la nación china. ¡El PCCh y el pueblo chino, con lucha heroica y tenaz, declararon solemnemente al mundo que este pueblo sabía no solo destruir un mundo viejo, sino también construir uno nuevo, y que solo el socialismo podría salvar China y solo el socialismo podría desarrollarla!

— Para materializar la gran revitalización de la nación china, el PCCh unió y condujo al pueblo chino en la emancipación de la mente y el avance con espíritu pujante, conquistando grandiosos éxitos en la reforma, la apertura y la modernización socialista.
Culminamos un gran viraje con sentido trascendental y de largo plazo en la historia del Partido transcurrida a partir de la fundación de la Nueva China, fijamos la línea fundamental del Partido para la etapa primaria del socialismo, impulsamos invariablemente la reforma y la apertura, superamos los riesgos y desafíos provenientes de las diversas partes y pudimos crear, mantener, defender y desarrollar el socialismo con peculiaridades chinas, todo lo cual nos posibilitó un cambio histórico del régimen de economía planificada altamente centralizada a uno de una economía de mercado socialista llena de vigor, así como del estado de cierre o semicierre a una apertura omnidireccional; un avance histórico de la situación con fuerzas productivas relativamente atrasadas al segundo puesto mundial en cuanto a volumen global de la economía, y un salto histórico de la insuficiencia de alimento y abrigo del pueblo a un nivel de vida modestamente acomodado en su conjunto, marchando hacia uno modestamente acomodado en todos los aspectos, con todo lo cual le proporcionamos a la materialización de la gran revitalización de la nación china tanto una garantía en materia de regímenes imbuidos de nuevo vigor como condiciones materiales para un desarrollo rápido. ¡El PCCh y el pueblo chino, con lucha heroica y tenaz, declararon solemnemente al mundo que la reforma y la apertura constituían un medio clave, decisorio del porvenir y destino de la China contemporánea, y que el país se había puesto, a grandes pasos, a la altura de los tiempos!

— Para materializar la gran revitalización de la nación china, el PCCh ha unido y conducido al pueblo chino a mantener la autoconfianza y autosuperación, a preservar los principios y hacer la innovación, y a dominar integralmente la gran lucha, la gran obra, la gran causa y el gran sueño, conquistando grandes éxitos del socialismo con peculiaridades chinas de la nueva era.
A partir del XVIII Congreso Nacional del Partido, con la entrada del socialismo con peculiaridades chinas en la nueva era, manteniendo con firmeza y reforzando el liderazgo integral del Partido, hemos impulsado con visión de conjunto la disposición general basada en un todo compuesto por cinco elementos, hemos promovido coordinadamente la disposición estratégica de las “cuatro integralidades” y, con mantenimiento firme y perfeccionamiento del sistema del socialismo con peculiaridades chinas, con impulso de la modernización de los sistemas y capacidades para gobernar el país, y con persistencia en la administración del Partido conforme a los reglamentos pertinentes y en la formación de un sistema de decretos internos relativamente completo, hemos logrado superar una serie de riesgos y desafíos relevantes, dar concreción al objetivo de lucha fijado para el primer centenario y definir con claridad la disposición estratégica sobre la consecución del objetivo de lucha fijado para el segundo, de modo que la causa del Partido y del Estado ha cosechado éxitos históricos y experimentado transformaciones históricas, habiéndosele proporcionado a la materialización de la gran revitalización de la nación china una garantía institucional más completa, una base material más sólida y una fuerza espiritual más activa. ¡En lucha heroica y tenaz, el PCCh y el pueblo chino declaran con solemnidad al mundo que la nación china acoge el advenimiento de un gran salto —de la puesta en pie a una modesta prosperidad y a una naciente fortaleza— y que la materialización de la gran revitalización de la nación china ha entrado en un proceso histórico irreversible!

A lo largo de la última centuria, el PCCh ha unido y conducido al pueblo chino a que, con el intrépido espíritu de que “del sacrificio nace la decisión heroica, la de atreverse a crear un nuevo cielo para el sol y la luna”, escribiera la epopeya más brillante de la varias veces milenaria historia de la nación china. El gran camino abierto, la gran causa creada y los grandes éxitos alcanzados en esta centuria son dignos de figurar en los anales del desarrollo de la nación china y de la civilización humana.

¡Camaradas y amigos!:

Hace cien años, en el momento de fundar el PCCh, sus precursores amoldaron un gran espíritu fundacional partidario de atención a la verdad, de defensa de los ideales, de cumplimiento de las aspiraciones fundacionales, de asunción de la misión, de no temer el sacrificio, de lucha heroica, de lealtad al Partido y de no defraudar al pueblo, he aquí la fuente espiritual del PCCh.

A lo largo de estos cien años, realzando este gran espíritu, el PCCh ha estructurado en la lucha dilatada una genealogía espiritual de los comunistas chinos y ha forjado unas cualidades políticas bien definidas. La historia fluye sin cesar y el espíritu se hereda de generación a generación. Hemos de seguir desarrollando las gloriosas tradiciones y transmitir la sangre revolucionaria, continuando y desplegando siempre este gran espíritu.

¡Camaradas y amigos!:

Todos los éxitos que hemos conseguido a lo largo de estos cien años son resultado de la lucha unida de los comunistas, el pueblo y la nación chinos. Los comunistas chinos, con los camaradas Mao Zedong, Deng Xiaoping, Jiang Zemin y Hu Jintao como exponentes principales, han acometido para la gran revitalización de la nación china colosales hazañas que brillan en los anales de la historia. ¡Alta estima a ellos!

En este mismo momento, rendimos hondo homenaje a los camaradas Mao Zedong, Zhou Enlai, Liu Shaoqi, Zhu De, Deng Xiaoping, Chen Yun y otros revolucionarios de la vieja generación que hicieron importantes contribuciones a la revolución, construcción y reforma de China y a la fundación, consolidación y desarrollo del PCCh; hondo homenaje a los mártires revolucionarios que cayeron heroicamente por la fundación, defensa y construcción de la Nueva China; hondo homenaje a los mártires revolucionarios que dieron su vida heroicamente por la reforma, apertura y modernización socialista, y hondo homenaje a todas las personalidades de elevados ideales que tenazmente lucharon por la independencia nacional y la liberación popular desde la época moderna. ¡Sus grandiosas hazañas en bien de la patria y la nación figurarán permanentemente siempre en los anales de la historia! ¡Su noble espíritu quedará permanentemente siempre grabado en el corazón del pueblo!

El pueblo es el creador de la historia, el verdadero héroe. En nombre del Comité Central del Partido, rindo aquí un sentido tributo a los numerosos obreros, campesinos e intelectuales de todo el país, a los partidos democráticos y personalidades sin filiación partidaria, las organizaciones populares y las personalidades patriotas de los diversos círculos sociales, a los mandos y combatientes del Ejército Popular de Liberación, los oficiales y soldados de la Policía Armada, los cuadros y agentes de la Policía de Seguridad Pública y los mandos y combatientes de las filas antiincendios y de rescate, al conjunto de los trabajadores socialistas y a los numerosos miembros del frente único; un saludo sincero a los compatriotas de las regiones administrativas especiales de Hong Kong y Macao, a los de Taiwan y a la gran masa de los que residen en el extranjero, y un cordial agradecimiento a todos los pueblos y amigos de diferentes países que conviven amistosamente con el pueblo chino y que brindan su interés y apoyo a la revolución, la construcción y la reforma de China.

¡Camaradas y amigos!:

Fácil como es de establecer, una aspiración original es difícil de conservar de principio a fin. Con la historia como espejo, uno puede conocer las causas del florecimiento y decadencia históricos. Hemos de recurrir a ella para reflejar la realidad y mirar de lejos al futuro, y, por ende, mediante la lucha centenaria del PCCh, ver claramente la razón de nuestros triunfos pasados y averiguar cómo podremos secundarlos en el futuro, de modo que, con mayor firmeza y conciencia, en la nueva expedición tengamos bien presentes las aspiraciones fundacionales del Partido y nuestra misión, y abramos perspectivas hermosas.

— La apertura del futuro con la historia como espejo exige el mantenimiento de la dirección firme del PCCh. La clave del cumplido manejo de los asuntos de China está en nuestro Partido. La historia de más de 180 años de la nación china desde la época moderna, la centenaria a partir del establecimiento del PCCh y la de más de 70 años desde la fundación de la República Popular China han evidenciado plenamente que sin el PCCh no habría existido la Nueva China ni podría haber una gran revitalización de la nación china. Tanto la historia como el pueblo han elegido al PCCh. Su dirección constituye la característica más esencial del socialismo con peculiaridades chinas y la mayor superioridad del sistema tocante a él, así como el fundamento y la arteria vital del Partido y el Estado, así como aquello de lo que dependen los intereses y el destino del pueblo de todas las etnias del país.

En la nueva expedición, debemos obrar con perseverancia en el liderazgo integral del Partido, sin dejar de perfeccionarlo; con acrecentamiento de las “cuatro conciencias”, afianzamiento en las “cuatro convicciones” y cumplimiento de las “dos salvaguardias”; con conciencia sólida de los “intereses fundamentales del Estado” y continua elevación del nivel de la gobernación científica, democrática y legal propia del Partido, y con despliegue a plenitud del papel de este como núcleo dirigente que domina la situación con visión de conjunto y coordina las diversas partes.

— La apertura del futuro con la historia como espejo exige la unión y conducción del pueblo chino en la lucha incesante por una vida mejor. El país es el pueblo, y el pueblo es el país; en la conquista y preservación de un país, lo que se debe hacer es preservar el corazón del pueblo. El PCCh tiene en él sus raíces, su flujo vital y su fuerza. El Partido representa siempre los intereses fundamentales de las más amplias masas populares y comparte con ellas las penas y alegrías, la vida y la muerte, no posee ningún interés particular propio, nunca representa el de ningún grupo de interés, ni de ninguna organización de poder o influencia, ni de ningún estrato privilegiado. ¡Ningún intento dirigido a separar el PCCh del pueblo chino o a contraponerlos va a salir airoso de ninguna manera! ¡No lo permitirán los más de 95 millones de comunistas chinos! ¡Ni tampoco los más de 1.400 millones de integrantes del pueblo chino!

En la nueva expedición, debemos apoyarnos estrechamente en el pueblo en creación de la historia, persistir en el propósito fundamental de servicio de todo corazón a él, situarnos firmes en su posición, implementar la línea de masas del Partido, respetar el espíritu de iniciativa del pueblo, aplicar la concepción del desarrollo centrada en él, desarrollar la democracia popular de todo proceso, defender la equidad y justicia social y esforzarnos por resolver los problemas de desequilibrio e insuficiencia del desarrollo, los que les son apremiantes y difíciles a las masas populares, los que les inquietan y aquellos cuya resolución ansían, con el fin de promover que se logren avances sustanciales más notables en cuanto al desarrollo integral del ser humano y a la prosperidad común de todo el pueblo.

— La apertura del futuro con la historia como espejo exige el continuo impulso de la chinización del marxismo. Este es el pensamiento guía fundamental para mantener a nuestro Partido y a nuestro país, y es el alma y bandera de la organización. Persistiendo en los fundamentos del marxismo y en la búsqueda de la verdad en los hechos, partiendo de la realidad china, observando con visión clara la tendencia general de la época y dominando la iniciativa histórica, el PCCh ha realizado arduas exploraciones para promover sin cesar la chinización del marxismo y su adaptación a nuestro tiempo, y ha guiado al pueblo chino al continuo impulso de la gran revolución social. ¿Por qué el PCCh es competente? ¿Por qué el socialismo con peculiaridades chinas es bueno? Porque, en último análisis, el marxismo es válido.

En la nueva expedición, debemos adherirnos al marxismo-leninismo, el pensamiento de Mao Zedong, la teoría de Deng Xiaoping, el importante pensamiento de la triple representatividad y la concepción científica del desarrollo; implementar integralmente el pensamiento sobre el socialismo con peculiaridades chinas de la nueva era; integrar persistentemente los fundamentos del marxismo con la realidad concreta de China y con su excelente cultura tradicional; observar la época, entenderla y conducirla empleando el marxismo, y seguir desarrollando el marxismo de la China actual y del siglo XXI.

— La apertura del futuro con la historia como espejo exige el mantenimiento y desarrollo del socialismo con peculiaridades chinas. Seguir nuestro propio camino constituye el punto de apoyo para todas las teorías y prácticas del Partido y, aún más, la conclusión histórica sacada por él a través de cien años de lucha. El socialismo con peculiaridades chinas es el éxito fundamental obtenido por nuestro Partido y nuestro pueblo pasando por múltiples penalidades y a un enorme precio, y es el camino correcto para materializar la gran revitalización de la nación china. Con adhesión a este socialismo, con su desarrollo y con la promoción del desarrollo coordinado de la civilización material, política, espiritual, social y ecológica, hemos creado una nueva vía de modernización de modelo chino y nuevas modalidades para la civilización humana.

En la nueva expedición, debemos persistir en la teoría, la línea y la estrategia fundamentales del Partido, impulsar con visión de conjunto la disposición general basada en un todo compuesto por cinco elementos, promover coordinadamente la disposición estratégica de las “cuatro integralidades” y profundizar integralmente la reforma y la apertura; debemos basarnos en la nueva etapa de desarrollo, aplicar completa, precisa e integralmente la nueva concepción del desarrollo, estructurar la nueva configuración del mismo, promover el desarrollo de alta calidad e impulsar la independencia y autosuperación en cuanto a ciencia y tecnología, y debemos garantizar al pueblo la condición de dueño del país y persistir en la gobernación de este ajustada a ley, en el sistema de los valores socialistas esenciales, en la garantía y mejora de las condiciones de vida del pueblo en concomitancia con el desarrollo y en la coexistencia armoniosa entre el hombre y la naturaleza, con miras a impulsar sinérgicamente que el pueblo lleve una vida holgada, que el país se haga próspero y fuerte, y que se construya una China bella.

La nación china tiene una esplendorosa civilización desarrollada a lo largo de más de cinco mil años de evolución histórica, y el PCCh, cien años de práctica de lucha y más de setenta de experiencia de gobernación y revigorización del país. Aprendemos y tomamos como referencia todos los logros beneficiosos de la civilización humana dinámicamente y acogemos todas las propuestas provechosas y todas las críticas hechas de buena fe, ¡pero no aceptamos en absoluto sermones imperiosos como los dictados por “señores maestros”! ¡A zancadas, y con la cabeza erguida, el PCCh y el pueblo chino marcharemos por el camino elegido por nosotros mismos manteniendo firmemente el destino del desarrollo y progreso de China en nuestras propias manos!

— La apertura del futuro con la historia como espejo exige el aceleramiento de la modernización de la defensa nacional y del Ejército. Para hacer el país fuerte hay que fortalecer el Ejército; con este poderoso, el país será seguro. La persistencia en que el Partido manda al fusil y en la construcción de nuestro propio Ejército Popular es una verdad infalible a la que ha llegado el Partido a partir de una lucha de sangre y fuego. Hacedor de hazañas imperecederas para el Partido y el pueblo, el Ejército Popular es el firme pilar que defiende el poder rojo y preserva la dignidad nacional, así como una poderosa fuerza para el mantenimiento de la paz regional y mundial.

En la nueva expedición, debemos implementar cabalmente el pensamiento del Partido sobre el fortalecimiento del Ejército de la nueva era, poner en práctica la directriz estratégica militar de la nueva era, perseverar en la dirección absoluta del Partido sobre el Ejército Popular, seguir con firmeza el camino de su fortalecimiento con peculiaridades chinas y promover integralmente su construcción política, su fortalecimiento mediante la reforma, la ciencia, la tecnología y los recursos humanos excelentes, y su administración ajustada a ley, de modo que lo convirtamos en un Ejército de primer orden mundial que defienda la soberanía, la seguridad y los intereses de desarrollo del país con capacidad más potente y medios más fiables.

— La apertura del futuro con la historia como espejo exige la promoción incesante de la construcción de una comunidad de destino de la humanidad. La paz, la concordia y la armonía constituyen las ideas que siempre ha buscado y desarrollado la nación china en sus más de cinco milenios, y en su sangre no están los genes de invadir a otros ni enseñorearse. El PCCh se preocupa por el porvenir y destino de la humanidad y avanza mano a mano con todas las fuerzas progresistas del mundo, y China viene siendo desde siempre una constructora de la paz mundial, una contribuidora al desarrollo global y una defensora del orden internacional.

En la nueva expedición, debemos enarbolar la bandera de la paz, el desarrollo, la cooperación y la ganancia compartida, aplicar la política exterior independiente y de paz, seguir con perseverancia el camino del desarrollo pacífico e impulsar la articulación del nuevo tipo de relaciones internacionales, la estructuración de una comunidad de destino de la humanidad y el desarrollo de alta calidad de la construcción conjunta de la Franja y la Ruta, ofreciendo nuevas oportunidades al mundo con el nuevo desarrollo de China. Junto con los demás países y pueblos amantes de la paz, el PCCh seguirá desplegando los valores comunes de paz, desarrollo, equidad, justicia, democracia y libertad abrigados por toda la humanidad, persistiendo en la cooperación antes que la confrontación, en la apertura antes que el anquilosamiento, en el beneficio mutuo y la ganancia compartida antes que el juego de suma cero, y combatiendo el hegemonismo y la política de fuerza, con el propósito de empujar las ruedas de la historia hacia una esplendorosa meta.

El pueblo chino es uno que venera la justicia y que no teme la fuerza bruta, y la nación china es una poseedora de un fuerte orgullo y autoconfianza nacionales. El pueblo chino nunca ha atropellado, oprimido o esclavizado a los pueblos de los demás países del mundo; eso no lo hicimos antes ni lo hacemos ahora ni lo haremos en el futuro. Al mismo tiempo, no permitimos en absoluto que ninguna fuerza exterior nos atropelle, oprima o esclavice; si alguien lo intenta, estampará su cabeza ensangrentada contra la férrea gran muralla de carne y hueso de los más de 1.400 millones de chinos.

— La apertura del futuro con la historia como espejo exige el emprendimiento de grandes luchas con numerosas y nuevas características históricas. La intrepidez para luchar y triunfar es una poderosa fuerza espiritual invencible del PCCh. La materialización de un gran sueño precisa empeños tenaces y lucha incansable. Hoy, más que en cualquier otro momento de la historia, a la par que estamos cerca de cumplir el objetivo de culminar la gran revitalización de la nación china, y dotados de mayor confianza y capacidad para ello, debemos estar dispuestos a dedicar más duros y arduos esfuerzos.

En la nueva expedición, debemos fortalecer nuestra concienciación sobre las posibles adversidades y reflexionar en todo momento sobre los peligros eventuales aun en tiempos de paz, implementar el concepto general de seguridad nacional, coordinar el desarrollo y la seguridad, tener una visión de conjunto de la situación general estratégica de la gran revitalización de la nación china y la situación mundial de singulares cambios por mucho tiempo carentes de precedentes, entender a fondo tanto las nuevas características y exigencias acarreadas por el cambio de la contradicción principal de nuestra sociedad como las nuevas contradicciones y desafíos planteados por un entorno internacional intrincado y complejo, ser atrevidos y diestros en la lucha, abrir caminos entre las montañas y tender puentes sobre los ríos, y tener el valor de vencer todos los riesgos y desafíos.

— La apertura del futuro con la historia como espejo exige el fortalecimiento de la gran unión de los hijos de la nación china. A lo largo de la trayectoria de su centenaria lucha, con la puesta del frente único siempre en un lugar importante, el PCCh ha consolidado y desarrollado sin cesar el frente único más amplio, uniendo todas las fuerzas susceptibles de unirse y poniendo en juego todos los factores positivos que pudieran movilizarse, todo para hacer confluir al máximo las fuerzas de la lucha mancomunada. El frente único patriótico ha devenido una importante arma mágica con que el PCCh une a todos los hijos de la nación china de dentro y fuera del país para materializar su gran revitalización.

En la nueva expedición, debemos perseverar en la gran unión y la gran alianza, y en la integración de la uniformidad y la diversidad, reforzar la conducción ideológica y política, forjar un amplio consenso, agrupar un gran número de personas de talento de todo el mundo y procurar encontrar el máximo común divisor y trazar un círculo concéntrico lo más grande posible, creando así una situación dinámica en que todos los hijos de la nación china de dentro y fuera del país aunemos nuestras voluntades y energías para aglutinar una fuerza arrolladora capaz de materializar la revitalización de nuestra nación.

— La apertura del futuro con la historia como espejo exige el impulso constante de la nueva y grandiosa obra de la construcción del Partido. La valentía de llevar a cabo una revolución interna constituye un rasgo patente que distingue al PCCh de los demás partidos políticos. Una de las muy importantes razones por las que nuestro Partido está lleno de vitalidad a pesar de los numerosos combates y pruebas experimentados radica en que, con el mantenimiento permanente de velar por su propia administración y disciplinarse integral y rigurosamente, no ha dejado de responder bien a los riesgos y pruebas que encaraba en los diversos periodos históricos, habiéndose asegurado con ello marchar siempre a la cabeza de los tiempos en un proceso histórico de profundos cambios en la situación mundial y ser siempre la columna vertebral del pueblo de todo el país en el proceso histórico de afrontar todo tipo de riesgos y desafíos tanto internos como externos.

En la nueva expedición, debemos tener conciencia sólida de la verdad de que quien forja el hierro ha de estar bien forjado, acrecentar la conciencia política de que estamos siempre en el camino del disciplinamiento integral y riguroso del Partido y, tomando como guiamiento su construcción política, propulsar continuamente la nueva y grandiosa obra de su construcción propia de la nueva era; hacer cada vez más estricto su sistema organizativo; invertir esfuerzos en la formación de contingentes de cuadros altamente cualificados, íntegros y competentes; promover firme e invacilantemente la construcción del estilo del Partido y de la gobernación honrada, así como la lucha contra la corrupción; suprimir con resolución todos los factores lesivos del carácter avanzado y puro del Partido, y eliminar de su sano cuerpo todos los virus corrosivos, todo al objeto de garantizar que no degenere, que no cambie de color ni de sabor y que sea siempre el firme núcleo dirigente del proceso histórico de mantener y desarrollar el socialismo con peculiaridades chinas en la nueva era.

¡Camaradas y amigos!:

Hemos de aplicar integral y acertadamente las directrices de “un país con dos sistemas”, “administración de Hong Kong por los hongkoneses”, “administración de Macao por los macaenses” y alto grado de autonomía; poner en práctica el poder administrativo general de la dirección central sobre las regiones administrativas especiales de Hong Kong y Macao; implementar los sistemas jurídicos y los mecanismos ejecutivos de ellas relativos a la salvaguardia de la seguridad nacional; salvaguardar la soberanía, la seguridad y los intereses de desarrollo del país; defender la estabilidad de la situación general de la sociedad de dichas regiones, y mantener su prosperidad y su estabilidad duraderas.

La resolución de la cuestión de Taiwan y la materialización de la reunificación completa de la patria constituyen una tarea histórica inalterable del PCCh y un anhelo compartido por todos los hijos de la nación china. Hay que persistir en el principio de una sola China y en el Consenso de 1992, e impulsar el proceso de reunificación pacífica de la patria. Todos los hijos de la nación china, incluidos los compatriotas de ambas orillas, hemos de desbaratar resueltamente toda intriga por la “independencia de Taiwan” superando las dificultades con nuestro esfuerzo mancomunado y avanzando unidos con el fin de abrirle juntos un bello futuro a la revitalización de nuestra nación. ¡Nadie puede subestimar la firme determinación, voluntad decidida y poderosa capacidad del pueblo chino de salvaguardar la soberanía y la integridad territorial del país!

¡Camaradas y amigos!:

El futuro pertenece a los jóvenes, en ellos está depositada la esperanza. Hace cien años, en la tenebrosa China estremecida por la tempestad, una tanda de jóvenes nuevos se vieron penosamente envueltos en la búsqueda de un porvenir revitalizador de la nación sosteniendo la antorcha ideológica del marxismo; a lo largo de esta centuria, integrando su juventud y lucha en la causa del Partido y del pueblo bajo la bandera del PCCh, los jóvenes chinos de varias generaciones han llegado a ser la fuerza pionera para la materialización de la gran revitalización de la nación china; la juventud china de la nueva era debe asumir esta materialización como misión propia e intensificar la voluntad, la fortaleza espiritual y la seguridad propias de su condición de chinos, sin defraudar la época, la flor de la vida y el vehemente deseo del Partido y el pueblo.

¡Camaradas y amigos!:

Un siglo atrás, en el momento de su fundación, el PCCh solo tuvo algo más de cincuenta miembros. Hoy en día ha llegado a ser el mayor partido gobernante de importante influencia global, con más de 95 millones de militantes, y que dirige un gran país de más de 1.400 millones de habitantes.

Un siglo atrás, la nación china presentaba al mundo una escena lánguida y decadente. Hoy en día, le ha mostrado un panorama de prosperidad ascendente, avanzando con paso irresistible hacia la gran revitalización.

En la última centuria transcurrida, el PCCh ha entregado al pueblo y a la historia una hoja de examen sobresaliente. Ahora, está uniendo y dirigiendo al pueblo chino en el avance por un nuevo camino para afrontar la prueba de alcanzar el objetivo de lucha fijado para el segundo centenario.

¡Militantes todos del PCCh!: el Comité Central del Partido les llama a tener bien presentes las aspiraciones fundamentales y la misión, a afianzar los ideales y las convicciones, a llevar a la práctica el propósito del Partido, a mantener en todo momento los vínculos de uña y carne con las masas populares y a pensar siempre en lo que piensan ellas y trabajar junto a ellas, afrontando la tempestad en un mismo barco y compartiendo penas y alegrías, en continua e incansable procura de dar concreción a la aspiración del pueblo a una vida mejor, y en esfuerzo por ganar mayor gloria para el Partido y el pueblo.

¡Camaradas y amigos!:

El PCCh, que tiene afianzada la determinación de llevar adelante la gran causa duradera de la nación china, está exactamente en la flor de la vida al cumplir su centenario. Echando una mirada retrospectiva, y de cara al futuro, con la firme dirección del PCCh y la estrecha unión del pueblo de todas las etnias del país, alcanzaremos sin duda el objetivo de culminar la construcción integral de un poderoso país socialista moderno y haremos realidad indudablemente el sueño chino de la gran revitalización de la nación china.

¡Viva el grande, glorioso y correcto Partido Comunista de China!

¡Viva el grande, glorioso y heroico pueblo chino! 

 

Es ridículo que EEUU exagere repetidamente la conspiración de la ‘fuga de laboratorio’

junio 14, 2021


Diario del Pueblo 

 

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, hizo recientemente una declaración en la que ordenaba a la comunidad de inteligencia que investigara si el COVID-19 surgió del contacto humano con un animal infectado o de un accidente de laboratorio. También presionó a China para que participe en una investigación internacional completa, transparente y basada en pruebas y para que proporcione acceso a todos los datos y pruebas relevantes.

Este movimiento es simplemente otro intento de manipulación política realizado con el pretexto de rastrear el origen del virus, y no es diferente de los realizados al comienzo de la epidemia.

China siempre ha apoyado a la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su estudio global sobre los orígenes del COVID-19. Mientras emprende la abrumadora tarea de responder a la epidemia dentro del país, China ha invitado dos veces a expertos de la OMS para realizar estudios de rastreo del origen, durante los cuales expertos internacionales y chinos realizaron visitas de campo conjuntas, analizaron una gran cantidad de datos, emitieron informes de misiones conjuntas y llegó a conclusiones fidedignas, formales y científicas. El estudio conjunto OMS-China sobre el rastreo del origen de COVID-19 llegó a una conclusión definitiva: que su fuga debido a un incidente de laboratorio se consideraba una vía "extremadamente improbable".

Sin embargo, la parte estadounidense continúa haciendo la vista gorda a las conclusiones basadas en investigaciones y hechos científicos, y se está preparando para lanzar las llamadas "investigaciones" en otros países. ¿Qué está haciendo Estados Unidos?

Los esfuerzos de Estados Unidos para promocionar repetidamente la conspiración de la "fuga de laboratorio" no son más que un truco para desviar la atención.

Varias rondas de investigación han demostrado que se detectaron casos de COVID-19 en varios lugares del mundo a principios de la segunda mitad de 2019. Después de que el equipo de expertos conjunto China-OMS vio resultados fructíferos en sus investigaciones, la comunidad internacional pidió otra fase del estudio de la OMS sobre los orígenes del virus.

Se han reportado más de 33 millones de casos confirmados de COVID-19 y 600.000 muertes en EEUU, ambas cifras las más altas del mundo.

En julio de 2019, hubo informes de brotes inexplicables de enfermedades respiratorias en el norte de Virginia y sobre los siguientes brotes de EVALI en Wisconsin.

Además, EEUU tiene la mayor escala y el mayor número de laboratorios biológicos del mundo, con informes de los medios de comunicación sobre una fuga de virus en la base de investigación bioquímica de Fort Detrick.

Si la parte estadounidense realmente se preocupa por los orígenes del virus, debería dar más detalles sobre estas "coincidencias" e invitar a expertos de la OMS a EEUU para realizar investigaciones. Pero, de hecho, Estados Unidos se ha apartado de sus obligaciones desde el principio, ha cuestionado repetidamente las conclusiones de los expertos de la OMS y ha expresado un fuerte descontento con las conclusiones extraídas de la ciencia y los hechos.

El rastreo del origen del virus COVID-19 es un problema científico serio y complejo. Todas las conclusiones deben basarse en la ciencia, y todas las investigaciones deben ser realizadas por la OMS, que es la única organización elegible para el rastreo del origen del virus en el mundo. La decisión de Estados Unidos de ordenar a sus propias agencias de inteligencia que rastreen el origen del virus con "especulaciones" no publicadas e "información" clasificada resultará inútil para la tarea.

Además, la comunidad de inteligencia de EEUU ha tenido durante mucho tiempo una reputación notoria, sobre todo cuando utilizó un tubo de ensayo con detergente para ropa como presunta evidencia de que Irak poseía armas de destrucción masiva, arrastrando a civiles inocentes a la guerra.

El exsecretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo una vez: “Yo era el director de la CIA. Mentimos, hicimos trampa, robamos. Es ... era como si hubiéramos asistido a cursos de formación completos. Esto recuerda la gloria del experimento estadounidense".

Con estos notorios antecedentes, las demandas estadounidenses de rastreo de origen del virus por parte de sus órganos de inteligencia son nada menos que una conspiración política.

La razón detrás del intento de Estados Unidos de revocar los resultados de la investigación encabezada por la OMS es que el país no está satisfecho con las conclusiones alcanzadas por el equipo conjunto de expertos China-OMS. Según la visión de Estados Unidos, la epidemia no es de origen natural, sino provocada por el hombre. Por esta razón, el gobierno de Estados Unidos, algunos medios de comunicación de Estados Unidos y un puñado de expertos están montando esta farsa basada en la presunción de culpabilidad.

Sin embargo, incluso algunos cibernautas y expertos de EEUU han comenzado a refutar las afirmaciones hechas por la parte estadounidense, diciendo que la única razón por la que fueron reportados como creíbles a pesar de que no se encontraron nuevas pruebas fue que a muchas personas se les pagó. Y en Estados Unidos es más importante hacer que China asuma sus "responsabilidades" que construir una defensa contra la epidemia.

Si bien el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, pidió una mayor investigación sobre el origen del virus, muchos científicos estadounidenses creen que el nuevo coronavirus es de origen natural.

"La evidencia en este momento, bueno, para el laboratorio, es política: es de una agencia de inteligencia que no se ha mostrado. Eso no es científico", dijo el miembro del equipo de la OMS y zoólogo Peter Daszak, según The Wall Street Journal.

"Nada realmente me dio pistas o me hizo cambiar de opinión ni nada al respecto", dijo Robert Garry, un microbiólogo de la Universidad de Tulane que ha analizado el genoma del virus, según lo citado por National Public Radio el viernes. "Estoy más convencido que nunca de que se trata de un virus natural".

El director de los Institutos Nacionales de Salud de EEUU, Francis Collins, pareció haber descartado la teoría de la fuga del COVID-19 en el laboratorio de Wuhan como una "conspiración" en un correo electrónico, según un informe del New York Post.

Frente a la pandemia, cualquier manipulación política interrumpirá la cooperación internacional y los esfuerzos globales para combatir la enfermedad. Para algunos políticos de Estados Unidos, los intereses políticos son mucho más importantes que salvar vidas y buscar la verdad. Pero han sobrestimado su capacidad para difundir desinformación y subestimado la capacidad de los demás para distinguir el bien del mal. Las conspiraciones y las mentiras eventualmente serán expuestas por la ciencia y los hechos.

 

Parábola de Buda sobre la casa en llamas

mayo 15, 2021

BERTOLT BRECHT 

 

Gautama, el Buda, enseñaba

la doctrina de la Rueda de los Deseos, a la que estamos sujetos, y nos aconsejaba

liberarnos de todos los deseos para así,

ya sin pasiones, hundirnos en la Nada, a la que llamaba Nirvana.

Un día sus discípulos le preguntaron:

«¿Cómo es esa Nada, Maestro? Todos quisiéramos

liberarnos de nuestros apetitos, según aconsejas, pero explícanos

si esa Nada en la que entraremos

es algo semejante a esa fusión con todo lo creado

que se siente cuando, al mediodía, yace el cuerpo en el agua,

casi sin pensamientos, indolentemente; o si es como cuando,

apenas ya sin conciencia para cubrirnos con la manta,

nos hundimos de pronto en el sueño; dinos, pues, si se trata

de una Nada buena y alegre o si esa Nada tuya

no es sino una Nada fría, vacía, sin sentido.»

Buda calló largo rato. Luego dijo con indiferencia:

«Ninguna respuesta hay para vuestra pregunta.»

Pero a la noche, cuando se hubieron ido,

Buda, sentado todavía bajo el árbol del pan, a los que no le habían preguntado

les narró la siguiente parábola:

«No hace mucho vi una casa que ardía. Su techo

era ya pasto de las llamas. Al acercarme advertí

que aún había gente en su interior. Fui a la puerta y les grité

que el techo estaba ardiendo, incitándoles

a que salieran rápidamente.

Pero aquella gente no parecía tener prisa. Uno me preguntó,

mientras el fuego le chamuscaba las cejas,

qué tiempo hacía fuera, si llovía,

si no hacía viento, si existía otra casa,

y otras cosas parecidas. Sin responder,

volví a salir. Esta gente, pensé,

tiene que arder antes que acabe con sus preguntas.

Verdaderamente, amigos,

a quien el suelo no le queme en los pies

hasta el punto de desear gustosamente

cambiarse de sitio, nada tengo que decirle.»

Así hablaba Gautama, el Buda.

Pero también nosotros, que ya no cultivamos el arte de la paciencia

sino, más bien, el arte de la impaciencia;

nosotros, que con consejos de carácter bien terreno

incitamos al hombre a sacudirse sus tormentos;

nosotros pensamos, asimismo, que a quienes,

viendo acercarse ya las escuadrillas de bombarderos del capitalismo,

aún siguen preguntando cómo solucionaremos tal o cual cosa

y qué será de sus huchas y de sus pantalones domingueros

después de una revolución,

a ésos poco tenemos que decirles. 

 

[Traducción de Vicente Romano]

Violaciones de los derechos humanos en Estados Unidos: colonialismo y genocidio de los indios nativos americanos

mayo 06, 2021


CHI WAN

 

A Estados Unidos, la "autoridad de derechos humanos", le gusta fabricar mentiras para criticar a otros países en este campo, pero rara vez reflexiona sobre sus propios crímenes de genocidio cometidos en el pasado.

En retrospectiva, la historia de la fortuna de Estados Unidos es la historia de la sangre y las lágrimas de los indios nativos. Tratados fraudulentos de todo tipo cuentan la narrativa que forzó la migración de estos pueblos hacia el oeste. En esta historia colonial de Estados Unidos, cada página está llena de muerte y ataques a los derechos humanos.

Desde el descubrimiento del Nuevo Mundo por Colón hasta principios del siglo XX, la población de nativos americanos se redujo drásticamente de 5 millones a 250.000. Los anfitriones que antes eran hospitalarios en este continente perdieron el derecho a sobrevivir y prosperar en su propia tierra.

En 1830, el entonces presidente de Estados Unidos, Andrew Jackson, firmó la "Ley de reubicación de indios". El proyecto de ley decidió que la agencia militar sería responsable de que los indios se desplazaran por la fuerza hacia el oeste y se establecieran en "reservas". Desde entonces, estos pueblos se han visto obligados a abandonar sus hogares y embarcarse en lo que se llama el "camino de sangre y lágrimas" para las generaciones posteriores. Durante la migración, muchos fueron torturados y otros perdieron la vida.

Según un informe de la Public Broadcasting Corporation de Estados Unidos (PBS), el gobierno instaló una valla entre el área reservada y las colonias blancas. El ejército estadounidense sometió a los indios Cherokee a "campos de concentración". Tras marcharse, los blancos se apoderaron de todos los territorios. Se estima que 4.000 indios Cherokee murieron en el camino hacia el oeste debido al frío, el hambre y las enfermedades.

En 1837, el gobierno de Jackson reubicó a 46.000 nativos del este del río Mississippi y abrió 25 millones de hectáreas de tierra a la colonización blanca. Muchos académicos se refieren a esta migración forzada como "genocidio sistemático".

Los gobernantes estadounidenses no consideraron los "derechos humanos" de los indios. A sus ojos, los indios eran personas inferiores, poco o nada diferentes a los animales. El "padre de la nación", George Washington, dijo una vez: "Nuestra expansión de la inmigración inevitablemente echará a estos bárbaros de sus hogares; son bestias como lobos, solo que se ven diferentes".

Para permitir que los blancos ocupen más eficazmente el territorio de los indios, los gobernantes estadounidenses crearon varias "tácticas". En 1814, el presidente de Estados Unidos, James Madison, emitió un decreto declarando que por cada pedazo de cuero cabelludo indígena entregado, el gobierno de Estados Unidos otorgaría una recompensa de 50 a 100 dólares. El 26 de diciembre de 1862, bajo las órdenes del presidente de Estados Unidos, Lincoln, más de 30 líderes políticos de las tribus indígenas de Minnesota fueron ahorcados, siendo esta la ejecución colectiva más grande en la historia de Estados Unidos. El gobierno de Estados Unidos también cazó al bisonte, un animal del que las tribus dependían para su sustento, lo que los obligó a retirarse a las "reservas" estipuladas por el gobierno de Estados Unidos.

La "Masacre de Wounded Knee" en diciembre de 1890 se considera la última batalla de los blancos para conquistar a los indios. Las fronteras de Estados Unidos desaparecieron y por todas partes surgieron nuevas tierras y ciudades. Los dueños originales del continente norteamericano, los indios, fueron devastados física y espiritualmente por forasteros y vivieron en continua desesperación, pobreza y marginación.

Sólo en 1924 obtuvieron la ciudadanía los mejores talentos indios. Hasta 1957, algunos estados todavía no permitían que los indígenas votaran. La mayoría de las reservas de nativos americanos están aisladas del desarrollo económico de Estados Unidos y estos pueblos se han convertido en uno de los grupos más pobres del país. Según los datos del sitio web de preservación de indios estadounidenses, Friends of the Pine Ridge Reserve, el 97% de los residentes que viven en las reservas indígenas de Pine Ridge y Dakota del Sur tienen niveles de vida muy por debajo del umbral de pobreza federal. En 2005, el Departamento del Interior de Estados Unidos informó que la tasa de desempleo de los indios era del 89%.

Ganar una voz en la tierra misma fue un sueño en el pasado, pero hoy es una ilusión. En 2016, se aprobó la construcción del oleoducto y gasoducto Dakota. Los aborígenes locales creen que esta tubería no solo representa un peligro para su principal fuente de agua potable, sino que también viola su tribu sagrada. Pero sus numerosas protestas fueron en vano. El 9 de abril de 2021, CNN informó que el gobierno de Biden no cerraría el oleoducto.

Desde el principio, los colonos estadounidenses pisaron los huesos de los indios para construir la economía capitalista más desarrollada del mundo. Doscientos años después, los indígenas nativos todavía no tienen derecho a hablar en este continente. La tragedia histórica de los indios revela la verdadera esencia de la visión estadounidense de los derechos humanos: el saqueo de los derechos de los demás para satisfacer su propia codicia. 

 

Con la tecnología de Blogger.