Featured

8/recent

Nueva misión espacial china colocará un astromóvil en la superficie de Marte

junio 04, 2020

ZHAO LEI


China planea lanzar en julio un cohete portador Larga Marcha para enviar una nave espacial que aterrizará un astromóvil en el planeta Marte, informó el contratista principal del programa.

Los astromóviles, también conocido como “rovers”, son vehículos de exploración espacial diseñados para moverse sobre la superficie de un planeta u objeto astronómico.

China Aerospace Science and Technology Corporation, empresa de propiedad estatal, precisó en un comunicado enviado a China Daily este martes que la misión Tianwen-1 cumplirá tres objetivos científicos: orbitar el planeta rojo para una observación integral, aterrizar en la superficie marciana y enviar un astromóvil para recorrer el perímetro de aterrizaje. El vehículo especializado llevará a cabo investigaciones científicas sobre la estructura geológica del suelo marciano, el medio ambiente, atmósfera y agua.

Si Tianwen-1 tiene éxito, la misión se convertirá en la primera expedición del mundo que logra en Marte realizar tres objetivos con una sola sonda, subrayó China Aerospace Science and Technology Corporation.

La misión espacial Tianwen toma su nombre de un extenso y conocido poema del famoso bardo Qu Yuan, del Reino de Chu durante el Período de los Estados Combatientes (475-221 a. C.). En su lírica ondea el patriotismo. Asimismo, Qu Yuan realizó aportes a la poesía clásica, especialmente a través de la antología conocida como “Las Canciones de Chu”.

En el primer paso de la misión, un cohete Larcha Marcha 5 –el más grande y poderoso del país– será enviado al espacio desde el Centro de Lanzamientos Espaciales de Wenchang, ubicado en la provincia de Hainan. El Larcha Marcha 5 transportará la sonda robótica a la trayectoria de transferencia Tierra-Marte. Después la nave espacial comenzará su vuelo autopropulsado hacia el campo de gravedad del planeta rojo.

Dependiendo de su posición órbital, los puntos más alejados entre la Tierra y Marte mantienen una distancia de 400 millones de kilómetros, mientras que entre los puntos más cercanos hay 55 millones de kilómetros. La sonda tendrá que viajar cerca de siete meses antes de llegar a la atmósfera de Marte.

El contratista espacial detalló que la sonda consta de tres partes: un orbitador, un módulo de descenso (Lander) y un astromóvil. Al llegar, el orbitador permanecerá activo y la combinación módulo de descenso - astromóvil hará un descenso y aterrizaje autónomos.

El astromóvil, que se convertirá en el séptimo del mundo de su tipo y el primero de Asia, tiene seis ruedas y cuatro paneles solares y llevará seis instrumentos científicos. Pesará más de 200 kilogramos y trabajará unos tres meses en Marte, explicó Sun Zezhou, diseñador jefe de la sonda y miembro de la Academia China de Tecnología Espacial.

Bao Weimin, director de ciencia y tecnología de China Aerospace Science and Technology Corp y miembro de la Academia China de Ciencias, aseguró que el mayor desafío será el descenso y el aterrizaje.

Para comprender y prepararse para esas dificultades, en noviembre los ingenieros llevaron a cabo un experimento clave para verificar el diseño y la capacidad de la combinación módulo de descenso - astromóvil. Un modelo de prueba vinculado a una torre metálica de 140 metros llevó a cabo operaciones de vuelo, descenso y evasión de obstáculos en un entorno gravitatorio marciano simulado en el sitio de pruebas más grande de Asia para aterrizajes extraterrestres.


EEUU se fusiona en racismo, discriminación, violencia y odio

junio 03, 2020

Hispan TV


La discriminación y el racismo sufridos por afrodescendientes en EEUU es una triste realidad que ninguna autoridad del país se ha atrevido a negar con hechos.

Los sucesivos Gobiernos de Estados Unidos han alegado sentirse preocupados por las libertades, los derechos y la dignidad humana, y han instrumentalizado el término derechos humanos para justificar sus políticas, intervenciones y guerras contra otros países. Aquellos que se oponen a sus términos y dictados son tildados de régimenes enemigos. De hecho, EEUU quiere mostrarse como el guardián de los intereses de los más oprimidos.

¿Quién puede creerse esto?, ¿y quién está convencido de que Estados Unidos protege y respeta los derechos humanos, especialmente bajo la Administración de Donald Trump? Tal vez solo aquellos que no han estado al tanto de los sucesos de los últimos días en este país, a raíz del asesinato de afrodescendiente George Floyd.

Lo que está sucediendo en EEUU en estos días es una fusión de racismo, discriminación, violencia y odio, con Donald Trump como su factor común. Si la red social de Twitter hubiera aprovechado al máximo su autoridad desde el principio, habría censurado muchos de los mensajes incitadores del presidente estadounidense, los cuales han dado pie a muchos de los crímenes de odio y racismo en el país.

George Floyd, afroamericano asesinado en la ciudad de Minneapolis (Minesota) por un policía blanco, es el último de una larga lista de víctimas de la violencia policial y del racismo arraigados en la sociedad estadounidense.

Floyd, que iba desarmado, murió el lunes tirado en el suelo, mientras un policía blanco lo inmovilizaba presionándole el cuello con la rodilla. “No puedo respirar”, se escucha decir al detenido en el vídeo captado por un transeúnte.

Este terrible suceso ha provocado masivas protestas contra la brutalidad y el abuso de la Policía. En diversas ciudades, las movilizaciones han derivado en disturbios y saqueos, no obstante, Trump atiza más los ánimos tachando a los manifestantes de “matones” y amenazándolos con dar orden de disparar.

El presidente estadounidense dice que no es racista y que sus partidarios tampoco lo son, mientras que las escenas de grupos de extrema derecha asistiendo a los mítines de Trump muestran todo lo contrario.

De lo que se enorgullece el Gobierno y los medios de comunicación estadounidenses cuando hablan de libertades y derechos humanos es simplemente una ilusión de Hollywood, la enorme industria filmográfica asentada en California, un espejismo que muestra una realidad edulcorada de EEUU

Las estadísticas, relacionadas con la violencia policial ejercida contra las minorías étnicas, especialmente contra los afrodescendientes, muestran que los discursos de Trump y su Administración, así como de los Gobiernos anteriores, sobre los derechos humanos en EEUU son simples farsas al servicio del poder establecido en Washington:

El Departamento de la Policía de EEUU mató a 1099 personas en el año 2019.

En los 365 días transcurridos el año pasado, los agentes policiales no dispararon a matar a sospechosos en solo 27 días.

El número de afroamericanos asesinados por agentes del orden es tres veces mayor que el de los blancos.

Entre 2013 y 2016, la tasa de criminalidad promedio fue del 12 por ciento en Búfalo (Nueva York), donde no se registró ningún tiroteo contra atacantes blancos, mientras que en Orlando (Florida) la misma tasa de criminalidad fue del 9 por ciento, pero los policías mataron a 13 personas, todas de raza negra.

El dato más preocupante es que el 99 % de los agentes de policía que estuvieron implicados en algún asesinato entre 2013 y 2019 salieron impunes de sus actos.

El racismo sigue latente en EEUU, algo que se ha puesto en evidencia, con la orden de Trump impartida a la Guardia Nacional para sofocar las marchas, con uso de balas, si fuera necesario, y lo peor es que desde su Ejecutivo describen a los manifestantes como “matones” y “saboteadores”.

El juego en torno a la retórica segregacionista y racista se mantiene. Trump designó a Antifa (abreviatura de antifascistas) como un grupo terrorista y le incluyó en la lista de organizaciones terroristas de EEUU, solo porque, según él, son una banda de “criminales de extrema izquierda” responsables de convocar y alentar masivas protestas tras el asesinato Floyd en ciudades como Mineápolis, Los Ángeles y Nueva York, entre otras.

Empero, parece que Trump se ha olvidado de que más de 32 grupos y organizaciones de extremistas de la izquierda están operando dentro de suelo estadounidense, y sus movimientos se han hecho más visibles intensificándose desde que llegara a la Casa Blanca, allá en enero de 2017, así como durante los recientes llamados de sus líderes a movilizarse en contra de los toques de queda declarados en aquellas urbes inmersas en una espiral de violencia a causa del racismo policial.

Ante un panorama como el descrito, resulta fácil de imaginar que un afrodescendiente estadounidense tenga una menor probabilidad de encontrar un puesto de trabajo que de ser asesinado a manos de algún agente de policía que supuestamente está encargado de velar por mantener el orden público y la seguridad de los ciudadanos, del mismo modo que no se puede pasar por alto la alta tasa de homicidios raciales cometidos por agentes, ni aparentar que Trump no es racista y que los episodios de racismo se están atenuando en Estados Unidos.

Pese a que los principios básicos de la Carta Magna estadounidense recogen los ideales de libertad e igualdad de todos los ciudadanos, las semillas del racismo están tan arraigadas entre la sociedad estadounidense como para que las autoridades de esta nación vengan a proclamar que estos principios de igualdad de derechos y respeto por los derechos humanos rigen en Estados Unidos.

Los antecedentes históricos del racismo en Estados Unidos se remontan a la formación de este país y la migración de los europeos a estas tierras. Al emigrar a este país, a los anglosajones británicos, franceses y españoles se les ocurrió plantear la idea de superioridad de su raza y de catalogar de “salvajes” a los verdaderos pobladores de estos territorios: los pieles rojas, siendo este el preámbulo de una mascare y genocidio sin igual en contra de los nativos americanos a fin de apoderarse de sus tierras ancestrales.

Una colonización cruel que le complementó un régimen esclavista, implantado por los políticos terratenientes, en base al sometimiento de la población esclava africana, procedente del continente negro en contra de su voluntad, para contribuir con su mano de obra en la reconstrucción del llamado nuevo mundo.

Todos son conscientes de lo que significó la esclavitud para los derechos humanos y la dignidad de los esclavos africanos en las fincas y las plantas de producción agrícolas, plasmadas en un sinfín de obras literarias y adoptadas en la industria de cine hollywoodiense, hasta que se abolió la inhumana práctica en 1865, tras la Guerra Civil de Estados Unidos. Desde esa fecha, los afrodescendientes se han visto obligados a continuar luchando por la independencia, la autonomía, la igualdad y la justicia económica de su comunidad.

Una trágica y desgarradora situación que se vuelve a repetir, y ya van unas cuantas desde que los padres fundadores de EEUU leyeran la Declaración de Independencia del imperio británico en 1776, como resultado de la represión, la violencia, la brutalidad y el abuso policial contra afrodescendientes, como es el caso de Eric Garner, que murió asfixiado en 2014 por el abrazo mortal de un policía en Nueva York, tras gritar hasta 11 veces: “No puedo respirar”, y que se volvió símbolo del movimiento Black Lives Matter (Las vidas negras importan); o el caso de Michael Brown, de 18 años, que murió en Ferguson (Missouri) a manos de otro oficial blanco en 2014, entre otros.


Marx, Piketty y los ladrones de conceptos

mayo 29, 2020

MACIEK WISNIEWSKI


Louis Althusser tras ejecutar su famoso –y problemático− “corte epistemológico” que en su obra tardía mutó en una “tensión permanente entre el ‘joven’ y el ‘viejo’ Marx” (bit.ly/2Ad2ruS), reformuló también famosamente dentro del marxismo –and with a little help of his “ friends”: Freud & Spinoza (P. Anderson, Considerations on western marxism, 1976, p. 84-85)− el concepto de la ideología.

Viéndola más allá de la “falsa consciencia” como un campo en que las prácticas e instituciones materiales del Estado están representadas de forma imaginaria con tal de asegurar la reproducción de estructuras socioeconómicas existentes, Althusser argumentaba que 1. “La ideología representa una relación imaginaria de los individuos con sus condiciones reales de vida” y que 2. “La ideología tiene una existencia material” (véase: On the reproduction of capitalism. Ideology and ideological state apparatuses, 1970, 288pp).

Pese a deficiencias, su modelo se mantiene. Comprender como formamos nuestras ideas “influenciados” por nuestras instituciones –“aparatos ideológicos del Estado”− es crucial para comprender por qué seguimos reproduciendo el sistema que nos está explotando (bit.ly/3cQ5A23).

Los que piensan que algo de esto –en forma de refutación, debate “de un marxista al otro” (p.ej. Miliband vs Poulantzas) e incluso un ataque (p.ej. E. P. Thompson vs Althusser)− estaría en el nuevo y “monumental opus magnum” del “gran economista super star” –todas las comillas son como siempre muy intencionales− Thomas Piketty titulado El capital y la ideología (2019, 1200pp.), seguramente pensaban y/o siguen pensando que Piketty en su anterior y “monumental opus magnumEl capital en el siglo XXI (2013, 696pp) “actualizaba a El capital”, “avanzaba la teoría marxista para ‘la era de las desigualdades’” o que incluso era “el moderno sucesor de Marx” −no, no estoy inventando estos absurdos−, mientras ni él ni sus libros no tienen nada que ver con Marx ni marxismo (bit.ly/3goikzn, bit.ly/2Z8GqrF), son “una decepción intelectual y política apoyada por los medios” (bit.ly/35XowJQ) o, en el mejor de los casos −sin tener idea del concepto del “capital” introducido por Marx y poniéndolo en la portada de su libro e ignorar cuestiones como la explotación del trabajo, el valor o la tasa de ganancia− un “robo de título” (véase: Marx, Piketty y los ladrones de títulos, bit.ly/367YqUp).

Tras más de seis años, Piketty no sólo continúa sin entender el concepto del “capital” (una “relación social”, no “un conjunto de bienes, propiedades y riqueza”), sino −¡suprise, suprise!− tampoco entiende el concepto de la ideología (véase: Althusser, no “un conjunto de ideas que profesamos conscientemente”). Tras no haber leído El capital –como él mismo ha asegurado (bit.ly/2B2Ux7K)− para hablar del “capital en el siglo XXI”, ahora −¡suprise, suprise!− Piketty no ha leído nada sobre la ideología para hablar del “capital y la ideología”.

“Lo más alucinante –le decía Frédéric Lordon debatiendo con él “de un economista marxista a un mainstream− es la manera en la que te lanzas lleno de entusiasmo a uno de los temas más populares en ciencias sociales en los pasados 150 años sin ninguna referencia y sin citar a un solo autor...” (¡sic!) ¿Marx y Engels con su Ideología alemana? ¿Adorno, Horkheimer y la Escuela de Frankfurt? ¿Alguien otro de la tradición marxista de la ideología (de ‘A’ como Althusser a ‘Z’ como Zizek)? ¿Weber? ¿Bourdieu con su “violencia simbólica” con la que “sustituía el concepto de la ‘ideología’, pero para preservarlo”? “Pero no, no hay nada. Nada. Y esto es muy desconcertante...” –le decía (bit.ly/2LurMTr).

En vez de esto hay un festival de lugares comunes y confusiones (y por supuesto “una impresionante masa de datos”). Dándole la espalda al materialismo y retrocediendo a posiciones idealistas –¡vaya “sucesor de Marx”...!− Piketty ve a las ideas, no p.ej., ¡ejem...!, la lucha de clases, como “el motor del mundo”. Para él las desigualdades “son ante todo ideológicas” y “justificadas por la ideología” −como hoy por la “sacralización de la propiedad”− una “explicación” que se queda dolorosamente en la superficie. Proponiendo la circulación de bienes “para superar el capitalismo” (sic) y una suerte de “socialismo participativo” (sic) para, mediante los impuestos, “compartir ‘el capital’ (la riqueza) acumulado por los ricos” y... generado por el mismo sistema sin expropiarlos o sustituirlo con otro modo de producción, Piketty no nota como su “remedio” reproduce la misma lógica capitalista y desemboca en mero reformismo revelando inconscientemente como el propio concepto de la “desigualdad” en vías de absorción por intelectuales, políticos e instituciones dominantes, y lejos de ser ya algo subversivo se vuelve parte orgánica de la ideología burguesa para ir oscureciendo los verdaderos mecanismos del capitalismo y “salvarlo de sí mismo”.

“La desigualdad −bien apunta G. M. Tamas− es un problema sociológico, mientras la explotación (algo que ningún gobierno ni la clase capitalista puede remediar como quieren p.ej. los socialdemócratas), no. Transformar la reificación, el fetichismo de la mercancía, la explotación en ‘desigualdad’ (o sea, ‘un problema político posible de solucionar gradualmente’), es, desde el punto de vista marxista, un absurdo” (bit.ly/2ZDi35r). Igual lo es hablar de la “ideología” sin entender la hondura del concepto.



Diez preguntas y respuestas: La decisión de la Asamblea Popular Nacional de China sobre la legislación de seguridad nacional de Hong Kong

mayo 29, 2020

Diario del Pueblo


1. ¿Cuál es el contenido de la decisión de aprobar leyes de seguridad nacional de Hong Kong por parte de la Asamblea Popular Nacional (APN) de China?

Respuesta: El 28 de mayo de 2020, la APN votó aprobar la "Decisión de la APN sobre el Establecimiento y la Mejora del Sistema Legal y los Mecanismos de Aplicación para la Región Administrativa Especial de Hong Kong (RAEHK) para Salvaguardar la Seguridad Nacional".

La decisión consta de 7 artículos en su texto principal. El primer artículo aclara la implementación inquebrantable, plena y fiel de la política de "un país, dos sistemas", "el pueblo de Hong Kong gobierna Hong Kong" y el alto grado de autonomía en la RAEHK. El artículo 2 establece que el país se opone firmemente a la interferencia en los asuntos de RAEHK por parte de cualquier fuerza extranjera o externa en cualquier forma y tomará las contramedidas necesarias.

El artículo 3 establece claramente que salvaguardar la soberanía nacional, la unidad y la integridad territorial es la responsabilidad constitucional de la Región Administrativa Especial de Hong Kong, enfatizando que RAEHK debe completar la legislación de seguridad nacional estipulada en la Ley Básica de la RAEHK en una fecha más temprana y los órganos administrativos, legislativos y judiciales de la misma deben, de acuerdo con las leyes y reglamentos pertinentes, prevenir, detener y sancionar efectivamente los actos y actividades que pongan en peligro la seguridad nacional.

El artículo 4 estipula claramente que la RAEHK debe establecer y mejorar las instituciones y los mecanismos de aplicación para salvaguardar la seguridad nacional.
Los órganos de seguridad nacional pertinentes del Gobierno Popular Central establecerán instituciones en la RAEHK según sea necesario para cumplir con las obligaciones relacionadas con la salvaguardia de la seguridad nacional con arreglo a la ley.

El artículo 5 estipula claramente que el jefe ejecutivo de la RAEHK deberá presentar periódicamente informes al Gobierno Popular Central sobre la RAEHK en el desempeño de sus funciones de salvaguardia de la seguridad nacional.

El artículo 6 aclara el significado constitucional de la legislación pertinente del Comité Permanente de la APN, incluyendo tres aspectos: primero, autoriza al Comité Permanente de la APN a formular leyes relevantes sobre el establecimiento y la mejora del sistema legal y el mecanismo de aplicación de la RAEHK para salvaguardar la seguridad nacional; el segundo es aclarar las tareas de las leyes pertinentes del Comité Permanente de la APN para prevenir, detener y castigar efectivamente cualquier acto y actividad en la RAEHK que ponga en grave peligro la seguridad nacional, como dividir el país, subvertir el poder del Estado, organizar y llevar a cabo actividades terroristas y la interferencia de fuerzas extranjeras o exteriores en los asuntos de la RAEHK; la tercera es aclarar la forma en que las leyes pertinentes del Comité Permanente de la APN se implementan en la RAEHK. Según el artículo 7, la decisión entra en vigor a partir de la fecha de promulgación.

2. ¿Cuál es la base legal de la decisión?

Respuesta: La decisión se tomó de conformidad con el artículo 31, y los apartados 2, 14 y 16 del artículo 62, así como las disposiciones pertinentes de la Ley Básica de la Región Administrativa Especial de Hong Kong de la República Popular China.

El artículo 31 de la Constitución estipula: "El Estado puede establecer regiones administrativas especiales cuando sea necesario" y "El sistema implementado en las regiones administrativas especiales será prescrito por ley por la APN de acuerdo con circunstancias específicas".

Los apartados 2, 14 y 16 del artículo 62 de la Constitución estipulan que la APN ejercerá las siguientes funciones y poderes: "supervisar la implementación de la Constitución", "decidir el establecimiento de regiones administrativas especiales y sus sistemas", y " otras funciones y poderes que debe ejercer la máxima autoridad estatal".

El artículo 18 de la Ley Básica establece: "El Comité Permanente de la APN puede, previa consulta con el Comité de Ley Básica de la RAEHK y el gobierno de la RAEHK, añadir o eliminar las leyes enumeradas en el Anexo III de esta ley. Las leyes enumeradas en el Anexo III se limitan a temas relacionados con la defensa nacional, la diplomacia y otras competencias que están fuera de la autonomía de la RAEHK de conformidad con esta ley".

3. ¿Por qué la Asamblea Popular Nacional de China toma esta decisión ahora?  

Respuesta: En los últimos años, la situación a la que se enfrenta la RAEHK para salvaguardar la seguridad nacional se ha vuelto cada vez más grave. Las caóticas fuerzas internas y externas de Hong Kong han ignorado la realidad de que Hong Kong regresó a China hace 23 años, tratando a Hong Kong como una entidad política semiindependiente y como puente para dividir, subvertir, infiltrarse y destruir China. Las acciones mencionadas plantean un peligro real importante y urgente para la seguridad nacional de China.

La Ley Básica de Hong Kong se promulgó hace 30 años, pero no se ha completado la legislación del Artículo 23. Además, existen muchas deficiencias en la organización, la fuerza y la asignación de poder del Gobierno de la Región Administrativa Especial de Hong Kong para salvaguardar la seguridad nacional. En realidad, se encuentra en un estado de "indefensión" que apenas se ve en el mundo.

Ningún país se quedaría de brazos cruzados ante actos que pusieran en grave peligro su seguridad nacional, permitirían que existieran ciudades "indefensas" en su propio territorio ni tolerarían que fuerzas hostiles extranjeras interviniesen inescrupulosamente en sus asuntos internos. El Establecimiento y la Mejora del Sistema Legal y los Mecanismos de Aplicación para la Región Administrativa Especial de Hong Kong (RAEHK) para Salvaguardar la Seguridad Nacional es algo imperativo.

4. ¿A qué acciones específicas se dirige específicamente la legislación? ¿Infringe los derechos y libertades de los residentes de Hong Kong?

Respuesta: La decisión de la APN establece disposiciones claras. La legislación de seguridad nacional de Hong Kong solo está dirigida a actos y actividades que dividen el país, subvierten el poder del Estado, organizan actividades terroristas y la intervención de fuerzas extranjeras y externas en los asuntos de la RAEHK. Se enfoca en muy pocas acciones que ponen en grave peligro la seguridad nacional.

La legislación no afectará a los derechos y libertades de los que disfrutan los residentes de Hong Kong de conformidad con la ley, incluida la libertad de expresión, libertad de prensa, libertad de publicación, libertad de reunión, etc., pero también hará que los derechos y libertades legales de los residentes de Hong Kong sean más seguros en un entorno seguro.

El gobierno chino cumplirá estrictamente con la ley, cumplirá con los poderes legales y seguirá los procedimientos legales cuando realice sus deberes de salvaguardar la seguridad nacional, y no dañará ningún derecho e interés legítimo.

5. ¿La legislación socavará el principio básico de "un país, dos sistemas" y el alto grado de autonomía de Hong Kong?

Respuesta: No. La legislación no cambiará el sistema actual de Hong Kong, incluido el sistema político, el sistema económico, el alto grado de autonomía y el sistema legal. Es decir, la política nacional básica de "un país, dos sistemas" no cambiará en consecuencia. El gobierno chino continuará implementando de manera inquebrantable, integral y fielmente el principio de "un país, dos sistemas".

6. ¿Dicha legislación viola los compromisos de China en la "Declaración conjunta sino-británica"?

Respuesta: Desde el regreso de Hong Kong a la patria el 1 de julio de 1997, la base constitucional de la RAEHK es la Constitución de la República Popular China y la Ley Básica de la RAEHK, no la "Declaración conjunta sino-británica". La legislación de seguridad nacional de la RAEHK también se rige según la base legal antes mencionada y, por lo tanto, tiene el mayor efecto jurídico.

La "Declaración conjunta sino-británica" resuelve un problema que Hong Kong legó del pasado. Con el regreso de Hong Kong a la patria, se han cumplido todos los derechos y obligaciones relacionados con la parte británica según lo estipulado en dicha declaración. Nada en esa declaración otorga a ningún poder externo el derecho de interferir en los asuntos de Hong Kong después del regreso de Hong Kong a la patria. El uso de dicha declaración para acusar al gobierno chino en su administración de Hong Kong no solo es una interferencia en los asuntos internos de China, sino también una violación de los principios básicos del derecho y las relaciones internacionales.

7. ¿La legislación anulará el poder legislativo del Consejo Legislativo de Hong Kong y modificará la Ley Básica de manera disfrazada?

Respuesta: Salvaguardar la seguridad nacional es un derecho de la autoridad central (federal) de cualquier país. El gobierno central (federal) tiene la mayor y última responsabilidad en la seguridad nacional de todas las regiones administrativas locales. Esta es la teoría básica y el principio de la soberanía nacional, y también es la práctica común de todos los países del mundo.

La legislación de la RAEHK para salvaguardar la seguridad nacional recae precisamente bajo las disposiciones del párrafo 3 en el artículo 18 de la Ley Básica, titulado "Defensa nacional, diplomacia y otras leyes que no están dentro de la autonomía de la RAEHK". La APN de China, como la máxima autoridad de la República Popular China, formula las leyes pertinentes de conformidad con la Constitución.

El artículo 23 de la Ley Básica estipula que la Región Administrativa Especial de Hong Kong tiene la obligación de legislar para prohibir siete tipos de actos que ponen en peligro la seguridad nacional, pero esto no afecta al poder de la APN a nivel nacional para mantener la legislación de seguridad nacional. El artículo 23 de la Ley Básica sigue vigente. En otras palabras, la RAEHK todavía tiene la responsabilidad de promulgar las leyes correspondientes lo antes posible. La legislación pertinente de la APN no cambiará ni reemplazará la Ley Básica.

8. ¿La legislación afecta al poder judicial independiente y al poder de adjudicación final de los órganos judiciales de la RAEHK?

Respuesta: La legislación tiene como objetivo salvaguardar la seguridad nacional, garantizar la prosperidad y la estabilidad de Hong Kong y proteger los derechos y libertades legales de los residentes de Hong Kong. La legislación es compatible con el sistema legal existente y el sistema judicial de la RAEHK y no afectará al poder judicial independiente ni al poder de adjudicación final de la RAEHK. El gobierno de la RAEHK ha enfatizado claramente este punto.

9. ¿La legislación afectará a los derechos de los inversores extranjeros en la RAEHK?

Respuesta: La legislación apunta a muy pocos actos que pongan en grave peligro la seguridad nacional y no afectará a los derechos e intereses legítimos de los inversores extranjeros en la RAEHK. Todo tipo de inversión legal extranjera y actividades económicas y comerciales en la RAEHK podrán continuar realizándose libremente.

De hecho, los disturbios sociales son enemigos de la inversión y el desarrollo empresarial. Desde el comienzo de la agitación en junio del año pasado, las violentas actividades terroristas de organizaciones "por la independencia de Hong Kong" y las fuerzas radicales separatistas en el país se han intensificado. Las fuerzas externas han intervenido ilegalmente en los asuntos de Hong Kong, han pisoteado severamente el estado de derecho en Hong Kong y han socavado la estabilidad social, lo que afecta a la confianza de los inversores en Hong Kong. Las agencias internacionales autorizadas han rebajado en varias ocasiones la calificación crediticia de Hong Kong, y la clasificación de los centros financieros mundiales también ha caído al sexto lugar. La promulgación de la Ley de Seguridad Nacional garantizará la seguridad social y la estabilidad política de Hong Kong, ayudará a restaurar el buen entorno legal y empresarial de Hong Kong y servirá a los intereses de los inversores de todos los países.

El gobierno chino continuará protegiendo los intereses legítimos de todos los países en Hong Kong según la ley, y protegerá los intereses legítimos de los inversores extranjeros en Hong Kong según la ley, apoyará a los países para mantener y desarrollar relaciones con Hong Kong en campos como el económico, comercial, cultural y turístico, y apoyará los intercambios y la cooperación diplomáticos de Hong Kong.

10. ¿Cómo avanzará China el próximo proceso legislativo relevante?

Respuesta: El Comité Permanente de la APN completará la legislación pertinente lo antes posible de conformidad con los procedimientos legales autorizados por la "Decisión". Al formular las leyes pertinentes, el Comité Permanente de la APN consultará a personas de todos los ámbitos de la sociedad en Hong Kong de manera apropiada, así como al Comité de la Ley Básica de la RAEHK del Comité Permanente de la APN y al gobierno de la RAEHK. Una vez completada la legislación, el Comité Permanente de la APN enumerará las leyes pertinentes en el Anexo III de la Ley Básica de la RAEHK para que sean promulgadas e implementadas localmente por la RAEHK.

El gobierno de la RAEHK ha dejado en claro que apoya la decisión de la APN y cooperará plenamente con el trabajo legislativo pertinente.




Con la tecnología de Blogger.