Profesionales de la manipulación


TEODORO SANTANA 


Como explicaba el presidente Rafael Correa a la inefable Ana Pastor, “desde que se inventó la imprenta, la libertad de prensa es la voluntad del dueño de la imprenta”. En una sociedad dividida en clases, la clase dominante procura que olvidemos esta verdad tan elemental. Y, a cambio, nos llena de propaganda sobre la “independencia” periodística, la “libertad de opinión”, el “periodismo de investigación”,  y otras zarandajas.

Bajo el capitalismo todo es mercancía. Especialmente el trabajo humano. Los que no tienen otros medios de vida que su trabajo, deben venderlo a cambio de un salario. También los escribidores a sueldo conocidos como “periodistas”, que no son sino meros empleados a sueldo de los medios de comunicación. La diferencia entre una camarera o un albañil y los “profesionales de la información” es que estos últimos no sólo venden su trabajo, sino también su firma y su rostro. Es decir, se venden.

Los grandes medios de comunicación de masas son gigantescos e implacables oligopolios en manos de los bancos y las grandes compañías. La mercancía que nos venden no es “neutral”. Por el contrario, se trata de la producción masiva de propaganda mediática para el adoctrinamiento de masas. Lo “normal”, lo “correcto”, lo “moderado”, lo “democrático”, es lo que establecen los oligarcas mediáticos. A sus empleados “periodistas" solo les queda ser la voz de su amo o el paro. Pero siguen con todo descaro largando de su “profesionalidad” e “independencia”.

Cierto es que algunas y algunos de ellos se meten en su papel con mayor o menor autoconvencimiento, con mayor o menor dosis de fascismo asumido. Que lo hacen con gusto; muchas veces hasta con saña. Pero eso no cambia lo esencial del asunto ya que, en sentido inverso, nada mejor que manifestar esa saña gratuitamente para obtener buenas ofertas de empleo. Quid pro quo.

La principal fuente de ingresos de los oligopolios mediáticos son las subvenciones, seguidas de las grandes campañas de publicidad. Estas últimas dependen tanto de las grandes compañías privadas como de la publicidad “institucional” –es decir, de la autopropaganda de los políticos de turno–. En cuanto a las subvenciones, está claro que ningún periódico de papel podría subsistir ni un día sin ellas.

Mantenidos artificialmente, los ruinosos grandes periódicos sólo sirven para aportar los titulares –si son falsos, mejor– que luego reproducen sin tino las televisiones, verdaderas caballerías blindadas de la manipulación de masas. Lo que no sale en televisión, no existe. Lo que sale es verdad revelada. Las noticias a las que se da bombo o que se silencian no son elegidas al azar ni, mucho menos, por criterios “periodísticos”. Son las televisiones –y sus dueños– quienes marcan la agenda política.

Cierto que, de vez en cuando, por mantener cierta apariencia de “imparcialidad”, dejan oír alguna voz crítica –no demasiado, ni durante demasiado tiempo–. Es su forma de impedir que el chiringuito llegue a desenmascararse del todo. Por contra, la prensa alternativa, crítica, sigue siendo extremadamente minoritaria, confinada en Internet e incapaz de superar la brecha digital. Vaya por delante mi aliento a esos verdaderos periodistas que luchan al margen de la prensa burguesa, en contra de ella y de la represión del aparato policial y judicial postfascista.

Para que existan verdaderos periodistas, tienen que existir previamente medios de comunicación en manos de los trabajadores y las clases desposeídas. Y eso es más decisivo, a la hora de la verdad, que tener una “maquinaria de guerra electoral”.


No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.