El sistema de partido de China ofrece sabiduría al mundo actual


Diario del Pueblo 



En la historia de la política democrática moderna de China, un llamado hecho hace 70 años por el Partido Comunista de China (PCCh) aún merece atención en la actualidad.

Durante su lucha contra la política de dictadura y la guerra civil, el Comité Central del PCCh emitió el 30 de abril de 1948 la "Consigna del 1 de mayo", en la que pedía a los partidos no comunistas, así como a las personalidades sin afiliación a partido, sostener una conferencia consultiva política y establecer un gobierno de coalición democrático.

La consigna recibió una respuesta ferviente. Los partidos no comunistas y las personalidades sin afiliación a partido declararon que deseaban trabajar para construir una Nueva China bajo el liderazgo del PCCh.

Finalmente ganaron. La primera Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino (CCPPCh) fue sostenida en vísperas de la fundación de la República Popular China en 1949. Se estableció un sistema de cooperación entre múltiples partidos y de consulta política encabezado por el PCCh.

El sistema subraya tanto el liderazgo del PCCh como la democracia socialista, caracterizada por la consulta política, la participación en la deliberación de los asuntos de Estado y la supervisión democrática. Los partidos no comunistas y las personalidades sin afiliación a partido actúan como buenos consultores, asesores y colegas junto con el PCCh, al mismo tiempo que mejoran sus capacidades de consulta.

Se trata de un nuevo tipo de sistema de partido, que crece en suelo de China y se ajusta a la realidad de China. Para un país con una superficie terrestre de más de 9,6 millones de kilómetros cuadrados y una población compuesta por 56 grupos étnicos, el sistema funciona.

El sistema representa los intereses fundamentales de toda la gente y cumple su aspiración, lo que evita los defectos del sistema de partido anticuado que sólo representa a unos cuantos selectos o intereses creados.

El sistema une a todos los partidos políticos y a las personalidades sin afiliación a partido hacia una meta común, por lo tanto, evita efectivamente fallas por la ausencia de supervisión bajo el régimen unipartidista y la rotación de poder y la competencia desordenada que surgen entre múltiples partidos políticos.

Además, reúne las ideas y sugerencias y se aparta de otras debilidades del sistema de partido anticuado, en el cual la toma de decisiones y la gobernación, confinadas por intereses de diferentes partidos políticos, clases, regiones y grupos, aparta a la sociedad.

Los hechos demuestran que al sistema se le ha conferido una enorme vitalidad, y que sus valores se han manifestado en la participación política, la expresión de intereses, la integración social, la supervisión democrática y el mantenimiento de la estabilidad.

Como señaló Wan Exiang, presidente del Comité Central del Comité Revolucionario del Kuomintang Chino, el nuevo tipo de sistema de partido es un gran invento político del PCCh, del pueblo chino y de las personalidades sin afiliación a partido. Como un importante componente del socialismo con peculiaridades chinas, el sistema ha demostrado su "ventaja política e institucional única".

Tal y como ha aprendido el pueblo chino, sólo un sistema arraigado profundamente y nutrido completamente en el propio suelo del país es confiable y servirá a los intereses del pueblo.

Esta lección debe ser compartida con el resto del mundo, en el cual hemos visto que la elección equivocada de caminos de desarrollo político conduce a disturbios sociales, a perturbaciones nacionales y a la caída de gobiernos en algunos países.

El sistema de partido no es un ornamento para ser usado para decoración. Debe ser utilizado para resolver los problemas que la gente desea resolver.

Sesenta años después de la emisión de la "Consigna del 1 de mayo", China se esfuerza para el logro de la revitalización nacional. Una de las metas concretas es convertir a China en un gran país socialista moderno a mediados de siglo.

Se espera que el nuevo tipo de sistema de partido desempeñe un gran papel en esta causa y muestre al mundo que existe más de un modelo de democracia que puede producir una buena gobernación. El ejemplo de China muestra que existen alternativas.


No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.