Victoria de la Primavera de 1975, éxito del arte militar vietnamita


La gran victoria de la resistencia contra Estados Unidos por la independencia nacional fue fruto del pensamiento y el arte militar vietnamita bajo el liderazgo acertado y creativo del Partido Comunista (PCV), declaró el secretario general de la agrupación política, Nguyen Phu Trong.

En un especial escrito en saludo al cuadragésimo aniversario de la liberación del Sur y reunificación nacional (30 de abril de 1975), el también secretario de la Comisión Militar Central describió este triunfo como acontecimiento de dimensión universal y de profundo significado para la época.

Esa gran hazaña del pueblo patentiza la fuerza del heroísmo revolucionario, la dignidad y la inteligencia vietnamita en la era de Ho Chi Minh, enfatizó.

Hace 40 años, con la Ofensiva General de la Primavera de 1975, cuyo apogeo fue la histórica Campaña Ho Chi Minh, el pueblo y el ejército de Vietnam concluyeron con éxito la larga resistencia contra los invasores estadounidenses, recordó.

La célebre victoria constituyó un viraje en la historia nacional, abriendo así la etapa de independencia y socialismo en el país, remarcó.

En el contexto de que el país fue separado temporalmente en dos regiones, el Partido Comunista y el Presidente Ho Chi Minh definen un concepto de resistencia que ponía de relieve la independencia y autodeterminación, con carácter acertado y creativo, y lo materializaron adaptándolo a las condiciones reales y el desarrollo de la revolución vietnamita en el nuevo período, apuntó.

De acuerdo con Phu Trong, el principal rasgo y también mayor peculiaridad de la revolución durante 1954 – 1975 es la aplicación por el PCV de un lineamiento político y militar independiente y autónomo, enarbolando la bandera de la independencia nacional y el socialismo.

El PCV adoptó simultáneamente dos estrategias de revolución, democrática popular en el Sur y la revolución socialista en el Norte, con el propósito común de reivindicar la independencia y reunificación nacional, para luego llevar al país a la época del socialismo, anotó.

Después de la firma de los Acuerdos de París (27 de enero de 1973) que obligó a las tropas yanquis a retirarse del Sur de Vietnam en marzo del mismo año, la situación en todos los campos de batalla se mostraba favorable para las fuerzas liberadoras.

Captando la oportunidad, en 1974 el ejército y el pueblo vietnamita realizaron simultáneos ataques en todos los frentes sureños, colocando a los invasores en estado pasivo. El PCV persistió en la estrategia de “destruir cada parte del enemigo y vencer paso a paso, para luego derrotarle totalmente y obtener la victoria final con la Ofensiva General de 1975.”, especificó.

“Durante la lucha contra Estados Unidos, bajo el liderazgo del Partido Comunista, el arte militar y de guerra popular de Vietnam alcanzó su esplendor”, así esclareció.

Teniendo en alta consideración las tareas partidistas y políticas en el ejército, así como en las operaciones, el PCV movilizó al máximo grado la fuerza nacional, tanto material como político – espiritual, así como el patriotismo de todo el pueblo para obtener el triunfo de una resistencia prolongada, ardua y tenaz contra el imperialismo yanqui.

Leal a la bandera de la independencia nacional y el socialismo, y empeñado del espíritu de la solidaridad internacionalista, el Partido puso en juego la fuerza del país y de la época, afirmó.

“El valioso apoyo material y espiritual de la comunidad internacional constituyó un factor clave contribuyente a la victoria de nuestra lucha contra Estados Unidos”, aseguró.

“El Partido, el Estado, el ejército y pueblo vietnamita mantienen en su mente la asistencia de todo corazón de los pueblos progresistas en el planeta y de los países socialistas hermanos a nuestra justa causa, así como la solidaridad de la alianza estratégica Vietnam – Laos – Cambodia”, ratificó.

Tras analizar la situación regional y global, los logros del país durante los 30 años de Doi Moi (Renovación) y los actuales desafíos – sobre todo la salvaguardia de la soberanía marítima e isleña –, Phu Trong señaló la necesidad de promover en el presente el valor de las lecciones históricas sobre el liderazgo del Partido durante el periodo de guerra.

“Se trata de mantener firme en la causa de independencia nacional vinculada con el socialismo; de aplicar de manera creativa el marxismo – leninismo y el pensamiento de Ho Chi Minh; de conservar la naturaleza de la clase obrera y consolidar la base ideológica del Partido”, concretizó.

Para construir una organización política transparente y sólida, los miembros del PCV deben insistir en el cumplimiento de la Resolución del cuarto Pleno del Comité Central del onceno mandato sobre las labores urgentes para consolidar sus filas, así como en el estudio y seguimiento del ejemplo moral de Ho Chi Minh, exhortó.

Es necesario también intensificar el combate contra la corrupción, despilfarro y degradación de la ideología política, la ética y estilo de vida entre los militantes, al igual que robustecer la unidad interna y derrotar complots de las fuerzas reaccionarias, fortaleciendo el liderazgo del Partido y el socialismo, urgió.

El Ejército Popular debe impulsar la construcción de las fuerzas revolucionarias, regulares, modernas y de élite, siguiendo de cerca la situación actual y pronosticando con exactitud las nuevas tendencias; y colaborar con la policía y las unidades de relaciones exteriores en la consultoría al Partido para la planificación de las orientaciones y estrategias de defensa nacional, como contribución a mantener el entorno pacífico para el desarrollo del país.

Esas misiones requieren de un control directo, integral y fortalecido del PCV sobre el ejército, la construcción en esas fuerzas militares de un comité partidista política e ideológicamente sólido, bien organizado, capaz de desempeñar el liderazgo integral y decidido a luchar contra la absurda intriga de “despolitizar las fuerzas armadas” de los elementos reaccionarios, enfatizó.

“La historia de los 85 años del Partido Comunista de Vietnam evidencia la verdad de que mientras más dificultades hayan, más patente llegará a ser la inteligencia, la moralidad y la capacidad de dirigir la revolución del PCV,” aclaró.

“Confiamos en que el valor de las lecciones sobre el rol del liderazgo partidista en la Victoria de la Primavera de 1975, así como en la causa revolucionaria contra los invasores estadounidenses, será promovida en la nueva coyuntura,” concluyó.


No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.