La VI Plenaria del PCCh y los nuevos desafíos de China


QIN XIAOYING


La VI Plenaria del 18º Comité Central del Partido Comunista de China es importante porque los documentos fundamentales de las cuatro anteriores VI plenarias del Comité Central del Partido condujeron a ésta, en cuanto a la promoción de la cultura, la construcción de una sociedad armoniosa, mejorar el estilo de trabajo e impulso de la moral social.

La actual VI Plenaria, en lugar de ser sólo una exposición política, tendrá un rico contenido sustantivo. Esta observación se basa en dos consideraciones.

En primer lugar, la VI Plenaria implementará nuevas reglas políticas para los miembros del PCCh y revisará las normas sobre la supervisión interna del PCCh después de tener en cuenta que se evaluará integralmente el trabajo del PCCh durante los últimos cuatro años y la campaña anticorrupción, en particular.

El máximo dirigente Xi Jinping realizó dos observaciones fundamentales al comienzo de la campaña anticorrupción: "Bloquear la corrupción dentro de una jaula" y es "desmotivar a los funcionarios para que no se inclinen al respecto".

Por su parte, Wang Qishan, quien encabeza la Comisión Central del PCCh para la inspección disciplinaria, prometió que "se ganará tiempo sistematizando los mecanismos anticorrupción".

A través del movimiento de rectificación de tendencias negativas se ha purificado la biosfera política del PCCh.

La segunda, y más importante, es que se impulsarán cambios sustanciales para que los miembros compartan ideales comunes y acaten la disciplina del PCCh.

Este imperativo no solamente tiene que ver con el estado actual del PCCh, sino también con el proceso de reformas de la economía china y la agudización de las contradicciones sociales.

Como respuesta a la desaceleración, la economía se reestructura, se reduce el exceso de capacidad y se garantizan los saludables niveles de inversión en China y en el extranjero. Además, hay que mantener un equilibrio básico entre las importaciones y las exportaciones. Éstas no sólo son tareas difíciles de lograr, son ajustes que implican riesgos financieros.

También hay severos desafíos que enfrenta el plan de urbanización, la reducción de la pobreza, la lucha contra el desempleo, la protección del medio ambiente, la seguridad alimentaria, la seguridad pública y la seguridad farmacéutica. También son especialmente sensibles los problemas como las estafas que involucran robo de información personal.

Esos desafíos son una combinación de las contradicciones históricas acumuladas desde el comienzo del período de reforma y apertura y de las recientes contradicciones, lógico resultado de las intensas reformas actuales que han sido una severa prueba para la administración pública.

Afortunadamente, el PCCh tiene casi 90 millones de miembros y un total de 4,36 millones de organizaciones de base.

Los miembros del PCCh representan casi el 10% de los chinos por encima de los 18 años de edad y tiene presencia en cada pueblo, barrio, órganos del Estado, empresas públicas y privadas, incluso en las empresas extranjeras con personal chino. Por eso el PCCh no necesita preocuparse demasiado acerca de la eficiencia en la aplicación de sus nuevas políticas.

A juzgar por el extenso y estricto carácter de las organizaciones del PCCh y de sus 67 años de experiencia en el liderazgo de China, el PCCh ha desarrollado una capacidad para gobernar, organizar e integrar la sociedad china.

La esencia de la actual VI plenaria será la movilización general del PCCh frente a las actuales dificultades prácticas.


(*) Qin Xiaoying es investigador de la Fundación China para Estudios Estratégicos e Internacionales.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.